La Justicia desestimó el recurso de queja interpuesto por la defensa del exjefe de la Policía bonaerense durante la dictadura.
ssss

La Corte Suprema de Justicia de la Nación definió que el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz cumpla su condena en la prisión y no en su casa como pretendía. Así se desestimó el recurso de queja interpuesto por la defensa del exjefe de la Policía bonaerense durante la dictadura.

“La Cámara de Casación entendió que su estado de salud no impedía que permaneciera alojado en el establecimiento penitenciario recibiendo la atención y los controles médicos adecuados”, aseguró el Centro de Informaciones Judiciales, que comunicó la noticia.

Para desestimar la presentación de la defensa de Etchecolatz, los jueces Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti consideraron que el recurso extraordinario, cuya denegación había originado la queja, era inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). No obstante, el presidente de la Corte, Carlos Rozenkrantz, no firmó la acordada contra la domiciliaria de una figura central de la última dictadura.