La víctima murió tras sufrir lesiones graves en la cabeza, pero su beba logró sobrevivir. El agresor quedó detenido.

5c

Una futura mamá, con ocho meses de embarazo, murió por los golpes que le pegó su marido en la casa que compartían en Lomas. Finalmente, el agresor quedó preso, y su beba sobrevivió por una cesárea de urgencia que le practicaron a la víctima.
Todo comenzó en una vivienda ubicada en Intendente Felipe Castro al 2100, en el barrio Villa Rita. Allí, unos familiares de Claudia Peñalba (32) llegaron y la encontraron desvanecida en el piso, con signos de haber sido golpeada. Rápidamente, la levantaron y la llevaron a una clínica de la zona, donde constataron que tenía traumatismos en el cráneo.
“Como estaba muy grave, la derivaron a un hospital de Quilmes”, contó una fuente judicial. En ese centro de salud,
los médicos decidieron hacerle una operación de emergencia y, así, le salvaron la vida a Julieta, la beba que estaba esperando.
Horas más tarde, Claudia empeoró y, luego falleció en la sala de terapia intensiva. “Antes de morir, tuvo un momento de lucidez y alcanzó a decir que su pareja, Diego Sosa (38), la había atacado”, dijo la fuente.
Con ese dato, más el relato de la madre de Claudia -que aseguró que su yerno tenía “actitudes violentas” con su hija-, la Policía lo detuvo.
Ante la Justicia, el hombre negó haberla golpeado, pero admitió que ese día “había discutido fuerte” con su mujer y que, por eso, se había ido de la vivienda.
Pero a pesar de que intentó desvincularse del hecho, la titular de la fiscalía 1 de Lomas, Viviana Giorgi, y el juez de Garantías 4, Esteban Bacchini, decidieron detenerlo de inmediato. La Justicia le abrió una causa y lo imputó por “femicidio”, una figura penal que prevé la prisión perpetua.