Es el desafío que se propusieron empresarios y funcionarios de Gobierno. La actividad intentará alcanzar una producción total de US$8 mil millones al año.

5141f6fc0d523_800x520

Pese a sus vaivenes internos, el sector textil muestra una de las caras más destacadas de la industria. En diez años, la actividad experimentó un fuerte crecimiento en su productividad y empleo hasta alcanzar una expansión de casi el 180% desde 2002 -a un ritmo de entre un 10% y un 8% anual-, y para este año, las proyecciones no encuentran techo: este segmento tiene como desafío producir en todos los rubros un valor bruto de US$8 mil millones al año y generar 25 mil puestos de trabajo en los próximos 24 meses.
Estas son algunas de las metas que se propusieron empresarios del sector luego de distintos encuentros con funcionarios de Gobierno. Es que si bien la actividad vivió un boom en los últimos años, luego de los difíciles ’90, la balanza comercial textil es deficitaria en US$900 millones, y dos de cada tres empleados se encuentran en situación de informalidad. “Desde la producción en las hilanderías hasta la confección en los talleres de las grandes marcas hay vicios de todo tipo. Entonces debemos resolver este problema estructural y aprovechar que el Estado dio pasos para avanzar en ese sentido con un plan serio para achicar el trabajo en negro”, señaló el protesorero de la Fundación ProTejer Luciano Galfione.
Hoy la actividad emplea a 200 mil personas y la meta es generar mil puestos por mes, sostener los existentes y regularizar la situación en toda la cadena de producción, según explicó Marcos Meloni presidente de ProTejer.
La expansión de la capacidad instalada de la industria -hoy se encuentra en un 80%- y una mayor inversión privada permitirían empezar a saldar las deudas. “Con planes de crédito y fomento, buscamos diversificar la producción y generar mayor valor agregado. A través del Plan Argentino para el Desarrollo de las Exportaciones se están analizando misiones comerciales y nos propusimos metas de exportación cercanas a los US$900 millones, por ejemplo”, apuntó Claudio Drescher, socio de Jazmín Chebar.