Fabián Perroni continuará en su cargo hasta el final de la actual gestión de María Eugenia Vidal.
Perroni se desempeña en la fuerza desde hace más de 35 años.

El jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, comisario general Fabián Perroni, solicitó este miércoles su retiro activo obligatorio de la fuerza de seguridad, aunque continuará en el cargo hasta el final de la actual gestión de María Eugenia Vidal.

De esta forma, Perroni se adelantó a un casi seguro desplazamiento que dispondría el gobernador electo por Buenos Aires, Axel Kicillof, que elegirá a un jefe policial de su preferencia a partir del 10 de diciembre próximo, junto a su futuro ministro de Seguridad.

Según informaron fuentes oficiales, el pedido fue presentado en consonancia con el fin de la gestión del actual titular de la cartera de Seguridad, Cristian Ritondo, quien en mayo de 2017 designó al jefe policial para ocupar el máximo cargo en la fuerza provincial.

Perroni, que ingresó a la fuerza hace 40 años, cursó el Liceo Policial y prestó servicios durante 35 años, por lo que ya cuenta con la antigüedad y requisitos necesarios para el pase a retiro, pero continuará en funciones hasta realizar la transición y asunción de las nuevas autoridades.

"Hace cuatro años conocí al comisario Perroni por su excelente trabajo como Subjefe. En 2017 junto a María Eugenia Vidal pensamos que alguien que conocía la calle como él iba a honrar la Jefatura de Policía. Hoy firmo el pase a retiro de Fabián, amigo al que quiero y todos vamos a extrañar", sostuvo Ritondo en un mensaje en Twitter.

Perroni, de 53 años, había sucedido en el cargo a Pablo Bressi, quien se alejó de la función en medio de acusaciones de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que lo apuntó como "cómplice del narcotráfico" en la provincia.

Durante su gestión debió denunciar a su hermano, Fabio Perroni, por tráfico de influencias y presuntas estafas: "Me duele hacerlo, pero no puedo ser cómplice", afirmó en aquella ocasión.