A Eduardo D’Angelo se lo puede definir justicieramente como “el hombre del doblaje”, por el desopilante sketch que formó parte de una serie de programas que protagonizaron los integrantes de una troup de geniales artistas uruguayos.

Nacido en Montevideo en 1939, este artista inició su carrera en la capital oriental como un niño prodigio. Desde su más tierna edad se destacó por su lograda imitación de Luis Sandrini, por ese motivo lo llamaban “Sandrinito”.

Este precoz arte lo comenzó a mostrar en su niñez en CX 16 Radio Carve de Montevideo, en el programa “La revista infantil”, de Miguel Ángel Manzi. En esa audición se destacó por sus particulares imitaciones de voces y por el doblaje de diferentes actores del cine estadounidense de entonces.

La radio fue la que le dio el espaldarazo y la que lo desembarcó en la televisión y en otros ámbitos artísticos.

Leé también:  La otra vida de la Bruja del 71

D’Angelo integró numerosos elencos junto a otros connacionales. Sus primeros programas en la Argentina fueron “Telecataplum” y “Jaujarana” y luego, ya en un rol protagónico, estuvo presente en “Comicolor” e “Hiperhumor”, emblemas de la televisión de los ‘80, cuando abundaban los ciclos de humor.

En esos programas tuvo de compañeros a Gabriela Acher, Enrique Almada, Berugo Carámbula, Ricardo Espalter, Julio Frade y Andrés Redondo, entre otros.

Al margen de meterse en la piel de varios personajes, su gran momento era “El hombre del doblaje”, que fue su marca registrada.

En el ese segmento, doblaba a todos los personajes de fragmentos cinematográficos, que podían ser films de acción, westerns, pasos de comedia, dramas e incluso escena amorosas.

Con total naturalidad, le ponía una voz satirizada y caricaturizada a hombres, mujeres y niños, incluyendo malvados, galanes o lo que se requiriera doblar.

Pero no sólo mostraba su talento para componer magistralmente las voces que hicieran falta, además incluía unos diálogos desopilantes que no tenían nada ver con el texto original de la escena.

Leé también:  La banda perdida del rock argentino

Ese cambio en el texto, más el agregado de las voces, era una combinación perfecta y algunos de esos momentos se encuentran en YouTube.

En otras aventuras artísticas, escribió 19 obras de teatro, incluyendo “Leche hervida” y “Esposa para dos”, y actuó en la película “Los irrompibles”, una sátira de los western en la que también participaron Jorge Martínez y Graciela Alfano.

También incursionó en el espectáculo infantil, junto a Julio Frade, sustituyendo el ciclo televisivo de Alberto Olmedo, “Capitán Piluso”, brevemente con los personajes de “El Capitán Cañones”  y “Siempre Listo”, en los ’70.

Eduardo D’Angelo falleció el 18 de octubre de 2014, hace exactamente un lustro, un gran artista uruguayo que fue “El hombre del doblaje” y también mucho más que ese sketch.