En Ecuador, cayó 2 a 0 ante la Universidad Católica y pasó de fase por la diferencia lograda en la ida. Rossi atajó un penal clave y fue figura.
Lanús pasó de ronda en la copa sudamericana por la ventaja que logró en su cancha.
Lanús pasó de ronda en la copa sudamericana por la ventaja que logró en su cancha.

Imperdonable. Lanús se complicó sólo una serie que tenía prácticamente liquidada frente a un rival que ofrecía poco y nada salvo por la ventaja de jugar en la altura. Con lo justo y aunque perdió 2 a 0, logró el pase a la siguiente fase por la ventaja de tres goles que había logrado en Guidi y Cabrero.

En la primera etapa, la Católica tuvo la pelota pero no llevaba peligro real al área de Lanús. En un estadio vacío (por la dificultad del resultado y la poca relevancia del local), era una noche relajada para el equipo de Zubeldía y poco a poco empezó a descarriarse.

En un trámite parejo, apenas Andrés López había fallado una chance nítida en el área pero no pasaba mucho más. Recién sobre los 40, en un error grave de la defensa Granate, el local se puso arriba. Valenti la perdió en la puerta del área, Armas habilitó a Chalá y, cayéndose, el volante le pegó “mordido” para anotar el 1-0.

Leé también:  Sand: "El momento más especial en Lanús fue en 2007"

Todavía golpeado por ese gol sorpresivo, el árbitro le sumó más problemas a Lanús. A los 46 minutos vio un foul a Tevez en el área y sancionó penal: desde los doce pasos, Rossi se lució atajando el disparo de Armas. Pero no alcanzaría.

En el inicio del complemento, Belluschi lo bajó a Cortez a un paso de definir y esta vez el que tomó la pelota fue Tevez: con un remate cruzado de penal puso el 2 a 0.

A partir de ahí, la noche se volvió eterna para Lanús. La altura de Quito empezó a jugar su partido y la confianza de los locales los animó a ir por la heroica.

Leé también:  “Cobraremos el mes de televisión y con eso afrontaremos los salarios”

Sobre los 25 minutos, Chalá sacó un derechazo que se estrelló en el travesaño y, un rato después, Bazán exigió a Rossi. Más tarde, De los Santos ganó en el área y la pelota se fue apenas alta.

El equipo de Zubeldía tan solo aguantó hasta el final. Con cambios, consumiendo los segundos en cada pelota parada, haciendo entrar a los médicos... El Grana hizo uso de todas y cada una de las artimañas legales que permite el fútbol y se apoyó en las manos de Rossi hasta que el árbitro pitó el final. Fue la clasificación y un respiro de alivio en el Sur.