Alberto Fernández quiere alcanzar una tregua similar a la que logró con los laboratorios. Sería un paso importante dentro del Pacto Social.
Fernández le pidió a los empresarios que "ayuden" a no aumentar los precios.

Como parte del paquete de medidas de emergencia, el Gobierno trabaja por estas horas en un plan para combatir la inflación, al menos durante la primera parte de 2020. Alberto Fernández le pidió a los empresarios de la industria alimenticia que “ayuden” a no aumentar los precios y negocia para lograr un congelamiento hasta el 31 de enero.

La propuesta fue formalizada durante los distintos encuentros que mantuvieron el Presidente y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con dirigentes de la Coordinadora de Productoras de Alimentos (Copal). En el sector hay diferentes posiciones sobre si aceptar o no la sugerencia oficial, pero lo cierto es que el diálogo avanza.

Leé también:  Lomas: entregan bolsones de comida a comerciantes que sufren el parate económico

En medio de todo esto, la plana mayor de la cartera productiva trabaja en el relanzamiento del plan de Precios Cuidados, que vence el 31 de diciembre. El Poder Ejecutivo pretende que esté cargado de productos de primeras marcas, pero la negociación podría incluir a otras empresas para diversificar aún más la oferta en las góndolas.

“Otra iniciativa que se está estudiando es apuntar hacia la moderación de las alzas”, confiaron cerca de Fernández. Desde la Secretaría de Comercio aseguran que los acuerdos permitirían “atar la inflación” para que luego el congelamiento de tarifas consolide la desaceleración en el ritmo en el que suben los precios de la economía.

Kulfas y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, tienen un análisis de precios que muestra una carta fuerte en medio de la negociación: son varios los proveedores que desde agosto a hoy remarcaron sus precios por encima de la devaluación.

Leé también:  Una empresa familiar de Lomas ya donó 40 mil medialunas a instituciones de distintos barrios

Si bien las alimenticias históricamente fueron opositoras a los congelamientos de precios, ceder en un primer momento, creen que sería “un gesto importante” para “aportar” a la reactivación de la economía. Sería el primer paso del pacto social que tendrá que ver con la contención de las subas  por lo menos dentro de la canasta básica.

Alfredo Coto, luego del almuerzo que compartió Fernández con miembros de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), blanqueó que el presidente les pidió a los empresarios congelar precios por seis meses. El plan en este caso no sería tan ambicioso, en la Casa Rosada se conforman con poder pasar el verano en paz.