Luego del anuncio de la reestructuración de la deuda con el FMI, el Presidente se deslindó de la crisis. Todo esto generó otro día de fuerte tensión financiera en la que el Central tuvo que intervinir.

El día después del anuncio de reestructuración de la deuda no fue sencillo. Y a esto se le sumaron las declaraciones de Mauricio Macri, quien responsabilizó a las PASO por la crisis y justificó la medida anunciada el miércoles por el Ministerio de Hacienda: “Es para defender la estabilidad”. Lo que llegó inmediatamente después fue la disparada del dólar y la caída de acciones.

Las declaraciones de Macri no fueron bien recibidas por inversores.
Las declaraciones de Macri no fueron bien recibidas por inversores.

Estas declaraciones no fueron bien recibidas por inversores. El dólar comenzó la jornada en $62, obligó al Banco Central a intervenir y la divisa cerró a $60,30.

Leé también:  Cristina instó al empresariado a "discutir la formación de precios"

El ente presidido por Guido Sandleris vendió reservas por US$223 millones y elevó a la tasa de interés a un nivel récord en la gestión del presidente: 78%. Es una suba de 312 puntos básicos, para mantenerse como la más elevada desde el 108% anual que promediaron las Lebac en julio de 2002.

Con respecto a las acciones argentinas, éstas retroceden en promedio un 20,7% en pesos en el transcurso de 2019, mientras que en dólares la caída alcanza el 48,4%.
Como si esto fuera poco, el Riesgo País de Argentina volvió a escalar más de 100 puntos a nuevos máximos desde junio de 2005, cuando el país encaró con acreedores privados un canje de la deuda, 14 años atrás.

Leé también:  El debate minuto a minuto: Alberto Fernández volvió a cruzar a Macri: "No sé qué país gobierna"

Para entender el panorama, la situación es así: el FMI cree que Argentina no puede financiarse en el mercado voluntario de deuda, entonces la opción es reestructurar los vencimientos para que luego el organismo internacional desembolse US$5.400 millones que seguían en el cronograma.