La actividad acumula 15 meses consecutivos a la baja, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Los locales de la avenida Santa Fe cada vez venden menos.

Lejos de exhibir señales de reactivación, el consumo continúa en caída libre. Las ventas en los comercios minoristas se desplomaron 13,2% interanual en marzo y acumulan 15 meses consecutivos a la baja, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La actividad en el primer trimestre de 2019 experimentó un descenso del 11,3% respecto al mismo período del año anterior, lo que genera gran preocupación entre los empresarios en medio de un escenario de recesión, inflación elevada y devaluación del peso.

CAME señaló que marzo fue un mes con "escaso movimiento" en los centros de compra y adjudicó ese panorama a "los altos niveles de deuda" que hoy tienen la mayoría de las familias argentinas y a "las altas tasas" que cobran las tarjetas para pagar en cuotas.

Leé también:  Alberto Fernández: “El escenario que tenemos es muy feo por donde se lo mire”

La totalidad de los rubros relevados experimentó un brusco descenso en su facturación y en las cantidades vendidas. Los que peor desempeño tuvieron en el tercer mes del año fueron materiales para la construcción (-17%), bijouterie (-16,9%), joyerías y relojerías (-16,8%), bazar y regalos (-16,5%) y ropa de cama y textil blanco (-14.3%).

En alimentos y bebidas, las ventas en cantidades descendieron 5,4% anual y se notó "mucho el consumo de terceras marcas alternativas", así como "la búsqueda de productos sustitutos en la canasta familiar que abaraten el consumo", precisó la entidad.

Ante esta situación, la mayoría de los empresarios (41,8%) "no sabe" cuándo se recuperará la economía. El 23,1% cree que en más de 12 meses, el 9,9% dentro de 9 meses, mientras el 20,8% estima que la reactivación podría llegar en los próximos 3 o 6 meses.