La Selección Argentina venció a Marruecos por 1-0 con gol Correa a siete minutos del epílago de un partido malo, donde el fuerte viento y las infracciones fueron protagonistas. Fue el último ensayo para el equipo de Lionel Scaloni antes de la Copa América.
La Selección Argentina disputó frente a Marruecos su último partido previo a la Copa América.
La Selección Argentina disputó frente a Marruecos su último partido previo a la Copa América.

Un gol de Ángel Correa, sobre el final del partido, le permitió a la Selección Argentina vencer por la mínima diferencia a Marruecos, en Tánger.

El delantero del Atlético de Madrid, que ingresó por Rodrigo De Paul, definió cruzado de derecha frente a Bounou para decretar la victoria del elenco Albiceleste. El trámite del partido fue malo. El viento, el juego brusco, las patadas, los empujones y las amarillas, hicieron que el partido no tuviera nada de amistoso y el fútbol quedara para otra ocasión.

La victoria por 1-0 no maquilla en absoluto el mal desempeño del equipo nacional, que encontró en una jugada de Ángel Correa la llave del gol de un partido que rápidamente pasará al olvido. Es cierto que el porcentaje que resta es minúsculo, pero bueno hubiera sido que la propuesta futbolística fuera otra. Sí, el viento, con ráfagas que superaron los 50km. por hora conspiró contra la voluntad de hacer dos pases seguidos.

Leé también:  Argentina ya se enfoca en Chile
Leandro Paredes y Benatia disputan el balón durante un mal partido jugado en Tánger.
Leandro Paredes y Benatia disputan el balón durante un mal partido jugado en Tánger.

Pero desde el vamos apareció la pierna fuerte, y por momentos, el partido se le fue de la manos al árbitro Janny Sikazwe, que intentó poner orden con tarjetas. Los primeros 45 minutos fueron eso, protestas, deslealtad y apenas un remate por bando a los arcos de Boutaïb (achicó bien Andrada) y Guido Rodríguez sin problemas para Bounou.

Si algo no cambió en el segundo tiempo fue el viento. Sí bajo la tensión y el trámite no fue tan cortado. El molde seguía igual, sin romperse. Y la cantidad de cambios empeoraron las cosas. Scaloni puso a Matías Suárez y Ángel Correa para cambiarle la cara al ataque, pero no tuvieron la asistencia debida porque Dybala sigue sin poder encontrar su lugar en el equipo. Le cuesta hacerse cargo y ya tuvo tiempo suficiente.

Leé también:  Scaloni dio la lista para los próximos amistosos

Marruecos procuraba que pasaran los minutos. El empate le caía bien. Pasada la media hora, Zaracho y Lo Celso tuvieron su ratito. Y cuando todo se iba al cero, Correa se la jugó, la tiró larga ante Hakimi y de derecha venció a Bounou con un remate bajo y cruzado.

Un gol para un triunfo que no maquilla lo mal que se jugó. Otra actuación para analizar profundamente. De Venezuela a Marruecos hay muy poco para destacar. Y con poco más de dos meses por delante para la Copa América de Brasil, las dudas le ganan ampliamente a las certezas.

Síntesis del partido Marruecos-Argentina