Los operativos de limpieza del Municipio se complementan con la forestación de plantas autóctonas. El último trabajo se desplegó en San José Este.
El último operativo se llevó a cabo en la esquina de Barceló y Lanús.

En lugares donde antes había suciedad y mal olor, hoy el paisaje es completamente distinto. Durante el último año, el Municipio erradicó 23 basurales para mantener limpias las calles y disminuir la contaminación.

"Desde el Programa Eco Lomas seguimos trabajando por una ciudad más limpia y verde, erradicando basurales y generando nuevos espacios recuperados para los vecinos de distintos barrios. De forma conjunta con la Delegación, desplegamos un nuevo operativo en San José", expresó el secretario de Medio Ambiente, Emiliano Baloira, sobre el trabajo que se llevó a cabo este lunes en la esquina de Barceló y Lanús.

Leé también:  Recuperaron en Lomas otros tres espacios verdes que antes eran basurales

Como el espacio perteneciente a la zona Este de la localidad venía acumulando basura, las cuadrillas realizaron un trabajo de limpieza que se complementó con la forestación de plantas autóctonas y la colocación de maceteros. Lo mismo ocurrió el miércoles pasado en Claudio de Alas y Ginebra, en Budge.

Tecoma stans, luechea divaricata, cortaderas, canna indica, lantana, achiras, cortaderas, sacharum y penisetum son algunos de los ejemplares de autóctonos que se plantan en los barrios. Gabriela Mistral y Emerson (Centenario); Vicente Barbieri y Mayor Olivero (Santa Marta); y Pilcomayo y Pérez Galdós (Fiorito) fueron los otros espacios recuperados en las últimas semanas.

"Es valioso que recuperen lugares en los que tiran basura y les pongan plantas porque el panorama cambia un montón. Después queda en nosotros colaborar para que se mantenga", destacó Susana Méndez, vecina de San José.

Leé también:  Eco Lomas: ya entregaron 60 bicicarros para la recolección de materiales reciclables
Ya son 23 los espacios recuperados en el último año.

MÁS ACCIONES. En el Vivero Municipal de San José están preparando el terreno para armar un invernáculo y avanzar con la producción de plantas nativas destinadas a todos los espacios públicos, parques y plazas.

Mientras que en Parque de Llavallol se comenzó a armar una huerta agroecológica comunitaria con el objetivo de que los vecinos puedan conocerla, incorporar conocimientos sobre el trabajo de la tierra, los tipos de cosecha y los beneficios de producir sus propios alimentos.