La iniciativa, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022, implica un aumento del 50% de los recursos destinados a dar respuesta al problema de hambre. Ahora fue girada al Senado.
tuvo 222 votos afirmativos y una abstención.

La Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría y envió de inmediato al Senado el proyecto para prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria en la Argentina, lo cual implica un aumento en un 50% de los recursos destinados a dar respuesta al problema de hambre, mal nutrición y más gente en los comedores, por un monto de $10 mil millones.

El proyecto, aprobado por 222 votos en general y una abstención de la diputada de la Izquierda Socialista Mónica Scholotthaauer, contó con el respaldo de todos los bloques parlamentarios, incluido el oficialista Cambiemos, en la primera sesión que realiza la Cámara Baja después de las PASO y luego de 3 meses sin sesionar.

Leé también:  Organizaciones sociales denuncian incumplimiento de la emergencia alimentaria

La sesión se extendió por sólo tres horas y se desarrolló sin sobresaltos y con discursos medidos, mientras en las afueras del Congreso los grupos piqueteros se manifestaron para seguir de cerca la discusión del proyecto.

Al abrir la sesión especial, que se inició a las 12.14, con la presencia de 135 diputados, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, aclaró que se acordó con los titulares de los diferentes bloques parlamentarios que el plenario sea “lo más breve posible dada la sensibilidad del tema” y anunció que hablaría “sólo un diputado por bloque, 5 minutos”.

Desde Cambiemos, el diputado nacional de la Coalición Cívica, Héctor “Toty” Flores, fundamentó el respaldo del oficialismo y dijo que si bien “no coincidimos con la magnitud de la situación que estamos viviendo, hemos decidido acompañar el proyecto porque es necesario para la gente que está sufriendo”.

Leé también:  El 80% de los lomenses está a favor de la prórroga de la Emergencia Alimentaria

El presidente del FPV-PJ, Agustín Rossi, aseguró que “la cuestión del hambre no es de naturaleza política electoral sino humanitaria” y recordó que “no es una problemática que empezamos a abordar ahora”, a la vez que celebró que el oficialismo “acompañe el proyecto”.