La acusan de "explotación infantil". La mujer niega todo, pero sus vecinos la señalaron. Dicen que le pegaba a Martina y que la obligaba a trabajar para ella.
La última vez que la vieron la joven llevaba un buzo azul con capucha y un jean bordó que hacían juego con sus zapatillas.

El 3 de junio Martina Farías desapareció. Salió disparada de su casa de Lanús y nunca más se supo algo de ella. Vestía un buzo azul con capucha y unos jeans bordó que hacían juego con sus zapatillas. Una cámara de seguridad captó el momento en el que le pedía ayuda a un vecino. Parecía golpeada, después de haber discutido con su tutora, Beatriz López.

Un corte de luz generalizado en la zona impidió seguirle los pasos, y desde entonces sus hermanas la buscan desesperadamente. Desde el área de Asistencia a la Víctima creen que Martina "no toleró más los maltratos que sufría y se fue por una golpiza que le dieron". La Policía intenta dar con su paradero desde hace 14 días, pero la adolescente no aparece.

A partir de la investigación que está llevando adelante la fiscal Mariela Bonafine, de la Unidad Funcional de Instrucción N° 4, la causa dio un giro drástico en las últimas horas: su cuidadora fue detenida y procesada por "explotación infantil en perjuicio de la víctima".

Leé también:  Así un joven se robaba una TV Led y un grupo electrógeno frente a la estación de Lanús

Fue luego de un allanamiento que la Policía realizó en su domicilio ubicado en la calle Bolivia al 1400, en Lanús Oeste. En el lugar estuvieron efectivos de la Policía Científica, de la División Canes, Bomberos Voluntarios de Lanús, y de Asistencia a la Víctima del Municipio. Se realizaron excavaciones en el patio de la casa, pero dieron negativo.

Publicado por Voces DE Lanus en Miércoles, 17 de junio de 2020

Para avanzar en ese procedimiento fue clave la declaración de algunos vecinos de la zona. Según dicen, los maltratos eran recurrentes. En los últimos meses, por lo menos, dos situaciones similares presenciaron en las que Martina corrió para escapar de la violencia.

Según dicen, Betriz López golpeaba y explotaba como sirvienta a la adolescente. Además de las tareas de la casa, la obligaba, dicen, a salir a la calle como vendedora ambulante.

A sus hermanas no les consta esto, pero tienen sus dudas. "Los vecinos dicen que supuestamente a Martina la veían mal, maltratada, con golpes, pero yo con ella nunca pude hablar, mis hermanas y yo no sabemos cómo estaba", dijo Alejandra.

"Queremos que sepa que sus hermanas la están buscando y estamos haciendo todo lo necesario para encontrarla y traerla a vivir con nosotras", agregó.

Leé también:  Una reunión para intentar destrabar el conflicto en el bingo de Lanús

La ilusión es que la pista que aportó un testigo que la vio en la estación de Moreno del tren Sarmiento sea cierta y que Martina pueda reencontrarse con ellas, pronto.

Martina fue separada de sus hermanas hace siete años. No vivía con su mamá y su papá. Tanto ella como sus hermanas nacieron en Entre Ríos y al poco tiempo fueron dadas en adopción. Tres terminaron con Verónica Farías, una médica que les dio el apellido, pero que no se hizo responsable de ellas.

Quien las cuidaba era la madre de Verónica, Norma, que murió. Cuando eso sucedió la mayor fue enviada a un internado, la del medio se fue a vivir a Pinamar, mientras que la menor, Martina, quedó con su madrina, Margarita. Pero ella tampoco se hizo cargo y se la entregó a su hermana, Beatriz.

Ahí empezó su calvario. A pesar de que Beatriz niega absolutamente todo.

Cualquier persona que pueda aportar información sobre el paradero de Martina se puede comunicar al 132 (número de emergencias de Lanús), al 4241-1000 o al 4357-5100 interno 60 34 (Niñez de la Municipalidad de Lanús); o al 3435096355 (Alejandra).