Los delincuentes exigían el pago de 30 mil dólares a cambio de no balearles o prenderles fuego el comercio, y de no hacerles daño a las familias.
Secuestraron armas, vehículos, dineros, cartas con amenazas y máscaras.

Diez personas fueron detenidas por extorsionar a dueños de supermercados chinos, a quienes les exigían el pago de 30 mil dólares a cambio de no balearles o prenderles fuego el comercio, y de no hacerles daño a las familias.

"Están implicados en al menos 60 hechos de amenazas. En algunos casos lesionaron a los dueños de los comercios y les incendiaron los autos. Operaban en la localidades de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y la Ciudad de Buenos Aires", confirmó un jefe policial a cargo de la pesquisa.

Leé también:  El consumo acumula 15 meses en caída libre

A través de la aplicación WeChat y telefónicamente, los miembros de la banda ordenaban el cobro de las sumas pactadas por intermedio de las personas a su cargo o, en caso de incumplimiento, llevar a cabo las represalias. Las autoridades informaron que ya habían atrapado cuatro personas entre las que había un argentino acusado de perpetrar una entradera y un abuso sexual el pasado 28 de agosto.

Los operativos se llevaron a cabo en Lanús y en la Ciudad por efectivos de la Jefatura Departamental Lanús, por intermedio de la Comisaría N°7 de Centenario (Lomas) con colaboración de la Policía Federal. Se secuestraron cinco armas de fuego entre pistolas, tres vehículos (un Audi A3, un Renault Logan y una motocicleta), alrededor de $110 mil, cartas intimidatorias con amenazas, máscaras de color rojo y documentación, entre otros elementos.