El Gobierno analiza proponer un aumento del salario inicial y 4 sumas fijas, y dejar para más adelante subas en el Fondo Compensador y Fondo de Incentivo Docente.

El Gobierno y los gremios que enrolan a docentes esperan definir este miércoles la paritaria nacional del sector, que servirá de referencia para las provincias. El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, analiza proponer un aumento del salario inicial y 4 sumas fijas, y dejar para más adelante subas en el Fondo Compensador y Fondo de Incentivo Docente.

Una vez que esa paritaria esté sellada, Axel Kicillof convocará a los gremios docentes bonaerenses.
Una vez que esa paritaria esté sellada, Axel Kicillof convocará a los gremios docentes bonaerenses.

Una vez que esa paritaria esté sellada, el gobernador bonaerense Axel Kicillof convocará a los gremios docentes con el fin de seguir discutiendo la paritaria del sector. Es que esa negociación se encuentra a la espera del piso salarial de referencia que fije este mismo miércoles la paritaria nacional.

Leé también:  Baradel destacó el trabajo de docentes para garantizar la continuidad pedagógica

Con esos lineamientos sobre la mesa, el gobierno provincial llevará adelante -muy probablemente ese mismo miércoles- la primera oferta a los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB).

Según anticiparon desde Gobernación, la Provincia convocará a los gremios para reunirse el mismo miércoles a las 18.30, en la Casa de la Provincia, una vez que haya definiciones de la paritaria nacional.

Esa paritaria es clave para Kicillof y para las complicadas cuentas bonaerenses dado que permitirá saber los recursos que desembolsará la Nación en cuanto al Fondo de Incentivo Docente. La discusión deberá resolverse en 72 horas: el lunes empiezan las clases.

Leé también:  Baradel destacó el trabajo de docentes para garantizar la continuidad pedagógica

La estrategia provincial ya fue revelada esta semana con los estatales y va en la misma línea que Nación: una suma fija o un porcentaje desde febrero y sentarse a discutir cada tres meses, en el formato de acuerdos cortos.

Pero no habrá cláusula gatillo como piden los gremios que reivindican esa herramienta que lograron sacarle a María Eugenia Vidal en 2019 y que les permitió quedar "empatados" con la inflación anual.