El deportista de San José, especialista en Poomsae, sigue en lo más alto del ránking nacional y ya piensa en el próximo Mundial. “Es mi gran objetivo y quiero una medalla”, señaló.
Bruno, por tercer año seguido, se quedó con la Copa Argentina.

Dentro del mundo del taekwondo, el Poomsae (formas) es una rama que no detiene su crecimiento y suma cada vez más adeptos a nivel nacional. Y Lomas de Zamora tiene al número 1 de la disciplina: Damián Bruno.

Este deportista, oriundo de San José y que representa al club Temperley, es una máquina de lograr campeonatos nacionales. Y sus números hablan por sí solo: se coronó 11 veces seguidas en los Torneos Nacionales, algo nunca visto en este deporte, y desde 2014 es el mejor del país en la categoría Adultos 1 (de 18 a 30 años), la más difícil y con mayor cantidad de competidores.

“A nivel nacional, fue un año muy bueno. Yo quería ratificarme como el número 1 de mi país, y por suerte lo pude lograr. Sé que tengo que mejorar y crecer en varios aspectos, especialmente enfocado en lo que será el Mundial del próximo año, para batir otros records que me quedan”, comentó, con una idea muy clara, este deportista a La Unión.

Ante este presente, y afianzado hace años como el mejor del país, Bruno se la rebusca para buscar nuevos objetivos y no perder la sed de ganar.  “Siempre hay que buscar más. Hoy, con casi 30 años, compito con chicos de 18 y 20 años y la verdad es que el nivel creció muchísimo. Entonces no me la puedo creer. Y si no quiero sorpresas, me tengo que preparar bien. Ahí está hoy mi motivación. Por eso siempre busca mejorar”, resaltó.

Justamente, en la última consagración, fue cuando más “nervioso” se puso este joven de Temperley, que este año ganó el Abierto de la República y Torneo Nacional y nuevamente terminó en lo más alto de ránking argentino. “Esta vez, en mi categoría, había cinco chicos con un nivel muy alto. Y eso no me permitía estar tranquilo. Sabía que no podía cometer errores porque, al primer yerro, todo se complicaría. Por suerte lo pude sacar adelante y festejar”, comentó.

En este 2019, además, se quedó con la Copa Argentina, al ser el deportista que más puntos sumó en el año en su categoría y también entre todas las categorías del país. Y eso le permitió obtener el tricampeonato de esta competencia, ya que también la había ganado en 2017 y 2018.

Pero Bruno no se conforma con esto. Va por más. Y su próximo objetivo está puesto en el Mundial de Poomsae, que se realizará en mayo del 2020 en Dinamarca. Y su objetivo es claro. “Como será mi último Mundial en esta categoría, me gustaría mejorar lo hecho en mis anteriores presentaciones (2016 y 2018) y, de ser posible, traerme una medalla. Para eso me prepararé”, remarcó Bruno, que se entrenan en el Centro de Alto Rendimiento del Parque de Lomas y es acompañado por el Municipio en su carrera deportiva.

“Este Mundial es mi principal objetivo para el 2020 y por eso ya inicié la preparación, con entrenamientos por mi cuenta hasta fin de año. Luego, a partir de enero, iniciaré la pretemporada para llegar en óptimas condiciones en caso de que me toque representar al país. Como es un torneo muy especial, no me tomaré vacaciones y me entrenaré con todo”, concluyó el deportista.