Es profesor de Educación Física y tiene como objetivo la formación de personas de bien. Se jubiló, pero sigue relacionado al Modelo Lomas.
Las relaciones con sus exalumnos y sus reencuentros, conservando la amistad forjada, son para Mario muy valiosas.

Roberto Mario Parodi Tagliafico, o simplemente Mario Parodi  (57) dedicó 40 años de su vida a ser profesor de Educación Física, de los cuales 30 trabajó en el Instituto Modelo Lomas, lugar al que sigue conectado, luego de haberse jubilado. Desde su experiencia, resignifica el trabajo del docente en la actualidad: “Vamos a tener que ser más creativos, en la era de la tecnología hay que generar cosas superadoras para captar su atención, llegar mejor a los estudiantes y que todo lo que aprendan lo puedan utilizar para la vida”.

Dedicado a la coordinación del Departamento de Educación Física de todos los niveles del colegio, hace hincapié en la función social de la docencia. “Insertarse en la sociedad como seres humanos y personas les toca a todos. Creo que ésa es la principal tarea de todos los docentes con los alumnos, sea cual sea la materia o carrera brindada”, agrega.

Nacido en Uruguay, llegó a Argentina a sus 14 años y siguió con los estudios secundarios. Se recibió en el Colegio José Manuel Estrada de Lanús y al siguiente año inició el profesorado, donde inmediatamente fue nombrado ayudante de clases prácticas, en lo que fue su primera experiencia laboral en la docencia.

Leé también:  Una escuela técnica de Temperley avanza en la Feria de Arte, Ciencia y Tecnología

Al recordar sus inicios en conjunto entre el profesorado y el trabajo, el docente explica: “Además de los deportes, me gusta brindarme a las personas, dar algo por el otro, entonces descubrí sobre la marcha que mi verdadera vocación era la docencia”. Rápidamente añade: “La Educación Física la tomé como excusa, ya que lo que a mí más me apasiona es ayudar a la formación de los demás”.

Al frente de sus alumnos, mario se considera una persona “abierta y divertida”, pero con mucho “orden”.

Sobre su rol delante de sus alumnos, Parodi se considera una persona “abierta y divertida”, pero con mucho orden, resaltando el resultado exitoso a la hora de emplear dicho método en todos los niveles educativos, incluido con los niños: “Al igual que hablo con mis hijos, siempre trato de explicar el porqué de lo que hacemos, en este caso referido a lo educativo, lo formativo y la salud”.

“Cuando vos internamente sentís que a los estudiantes les llegó el mensaje, es maravilloso, la evaluación más linda y sincera es la que te hacen ellos y sus familias”, indica el profe al nombrar las cosas positivas que le brindó la docencia. Las relaciones con sus exalumnos y sus reencuentros luego de los años, conservando la amistad forjada, son para Mario muy valiosas: “Lo que más me llevo son las personas”.

Padre de tres hijos, Mario anticipa que seguramente siga trabajando en un futuro inmediato: “Por la jubilación, ahora voy a poder dedicarle más tiempo a mi familia, pero estar ligado a la escuela es mi vida. Ya se acercaron personas a ofrecerme trabajos dentro de la educación, así que no cierro ninguna puerta”.

Leé también:  Lomas amplía y refacciona más escuelas en los distintos barrios

LA OTRA MIRADA. Verónica Lamanna, directora del nivel secundario Modelo Lomas, cuenta una particularidad que comparte con Mario en el establecimiento: “Fue profesor de mis hijos en primaria y secundaria. Antes trabajamos juntos en el profesorado y ahora que estoy en la dirección me toca tenerlo como colega, como coordinador de Educación Física y también como profesor al ser madre de alumnos. En todos los ámbitos siempre fue constructivo y, de los profesores, es de lo mejor que hay en la escuela”.

Sandra Luzardo, vicedirectora del mismo establecimiento, agrega cualidades de Mario: “Es un profe muy noble, leal a sus principios, comprometido con los chicos y la institución. Reúne un sinfín de virtudes que son para resaltar, es un excelente compañero de trabajo”. Por su parte, Sofía, estudiante del secundario Instituto Modelo Lomas, habla de Mario y de lo que aprendió siendo su alumna: “Es divertido, alegre, explica muy bien lo que tenemos que hacer y se sabe ganar la confianza de nosotros. Es el mejor profesor que tuve”.