Alrededor de 90 vuelos sufrieron demoras para despegar esta mañana, a raíz del paro que llevan adelante los controladores aéreos en todo el país en reclamo de mejoras en las condiciones laborales.
hay paro de los controladores y debieron que reprogramar más de 90 vuelos.
hay paro de los controladores y debieron que reprogramar más de 90 vuelos.

La medida es impulsada por la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (ATEPSA) y afecta a los vuelos de cabotaje e internacionales de todos los aeropuertos argentinos, pero principalmente a los que deben despegar de Aeroparque y Ezeiza.

El paro perjudica sólo a los despegues, durante cuatro horas diarias, divididas en dos dos turnos: dos horas por la mañana (entre las 09 y las 11) y otras dos por la tarde.

En horario vespertino, la protesta afectará las operaciones en Aeroparque entre las 19 y las 20 y en Ezeiza entre las 20 y las 21, en los demás aeropuertos, entre las 19 y las 21.

Leé también:  Vuelos demorados por una medida gremial

Quedan exceptuados los aviones en emergencia y aquellos afectadas al servicio de búsqueda y salvamento, traslados sanitarios, de órganos y humanitarias.

En declaraciones radiales, el secretario general de ATEPSA, Jonatan Doino, señaló que "se van a ver afectados los despegues en los vuelos, pero se van a recibir a los aviones porque es un servicio esencial".

Esta semana, el sindicato había distribuido un comunicado en el cual explicaba que "en una tensa y extensa reunión con EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea) en la Secretaría de Trabajo y a pesar de las amenazas y aprietes por parte de la patronal, quedó establecido el cronograma de medidas gremiales que comenzarán a implementarse el jueves".

Leé también:  La advertencia de Moyano al Gobierno: si no hay un cambio de rumbo, habrá nuevos paros

También, resaltó que el paro se realiza "ante la falta de respuestas a la gran cantidad de denuncias realizadas sobre las condiciones degradadas de prestación de los servicios -que impactan directamente en la seguridad de las operaciones de las líneas aéreas-, discriminación, el preocupante estado de los servicios de navegación aérea y el incremento en la carga de trabajo".