Tras la renovación del sistema de seguridad vial, que incluyó nuevos guardarraíles, el Municipio colocó carteles con información fundamental
Los vehículos que circulan por ambas manos ya tienen a disposición las señales reflectivas.

En el marco del plan integral de mantenimiento y puesta en valor de Camino Negro, el Municipio de Lomas renovó el sistema de seguridad vial y colocó carteles en las salidas.

Los vehículos que circulan por ambas manos (Capital y Provincia) ya tienen a disposición señales reflectivas con los nombres de las diferentes salidas a calles como Marsella, Virgen de Itatí, General Rodríguez, Laprida, Las Heras (Tribunales), Recondo y la Terminal de Ómnibus del Camino de la Ribera. Esto sirve de información para los conductores, que podrán leer los carteles con anticipación y doblar sin inconvenientes.

Las acciones se suman a los más de 2.400 metros lineales de nuevos guardarraíles y otros 1.300 metros de reparación de las defensas existentes que evitarán que los vehículos se salgan de la vía ante un accidente o puedan chocar con elementos más peligrosos que la misma barrera.

Anteriormente, se colocaron más de 1.000 nuevas luces LED en los carriles principales y en las colectoras de la autopista, al tiempo que desarrolló obras de repavimentación con carpeta asfáltica a lo largo de distintos sectores que presentaban roturas en el suelo y podían generar inconvenientes a los automovilistas. Esto también favoreció a las líneas de colectivos que en distintos tramos toman las colectoras del Camino Negro para conectar con la nueva terminal de Puente La Noria.

“En diálogo con el intendente, Martín Insaurralde, coincidíamos en que necesitábamos realizar un sistema de seguridad vial y un trabajo integral de mantenimiento en una vía de circulación principal como Camino Negro. Con una inversión de más de $50 millones, trabajamos a lo largo de sus más de 8 kilómetros de longitud”, expresó el secretario de Obras y Servicios Públicos, Emiliano Piergiovanni.