Acompañados por la ATR Band, los artistas hicieron un show que tuvo momentos de trap, hip hop, funk, r&b y pop.
La dupla, una promesa fuerte para la escena local. Foto de Ann Aguirre

Ca7riel y Paco Amoroso siguen demostrando que son una de las propuestas más auténticas no solo de la música urbana, sino de toda la escena nacional. En el Padilla de Temperley, a sala llena y acompañados por la ATR Band, los artistas hicieron un show que tuvo momentos de trap, hip hop, funk, r&b y pop.

El concierto arrancó con "Terrible Kiko", el tema cuya versión original tiene un sampleo de "La Grasa de las Capitales" de Serú Girán. "La buena música murió, parva de rappers nació", cantó Ca7riel enunciando una frase tan provocadora como burlona. Después se sumó Paco con el que cantaron juntos "Anti yuta" (aún inédito), "Piola" y "A mí no", una de las canciones más celebradas y coreadas por el público.

Ca7riel demostró su calidad para la interpretación, manejo del escenario y hasta un solo de guitarra blusero con una tarjeta SUBE.

La química entre ambos (se conocen desde pequeños y hacen música juntos hace mucho tiempo) y una actitud que va del punk más oscuro hasta la diversión en complicidad con los espectadores son algunas de las características de estos pibes que generan algo fresco, diverso y alejado de algunos de los estereotipos que vienen desde el trap y el rap. La banda compuesta por dos teclados, bajo y batería suena impecable y durante una parte del show tienen la oportunidad de lucirse con pasajes musicales largos e improvisaciones.

Leé también:  “Corazón Valiente”, de Gilda, vuelve a sonar en Temperley

La segunda parte tuvo algunos temas del disco Livre como "No aterrizó", "Gatxs" y "Vibra Alta" en los que Ca7riel demostró su calidad para la interpretación, manejo del escenario y hasta un solo de guitarra blusero con una tarjeta SUBE. El cierre fue con "Ouke" y "Jala Jala", las canciones más conocidas de Cato y Paco que desataron el pogo y el agite de la gente que se fue del Padilla con la alegría de haber visto a dos músicos que van a seguir dando que hablar.