El joven permanecía este viernes internado en grave estado luego de recibir un disparo en la cabeza.
Está internado en grave estado.
Está internado en grave estado.

Un verdulero de 29 años permanecía este viernes internado en grave estado luego ser baleado en la cabeza por defender a su esposa en un asalto cometido por tres "motochorros" en su comercio de la localidad bonaerense de Ranelagh, partido de Berazategui.

El hecho ocurrió anoche en la verdulería y frutería “Guadalupe”, ubicada en el cruce de las avenidas Antártida Argentina y Vergara, local a cargo de un matrimonio de nacionalidad boliviana que había abierto hace tan solo una semana.

Tres delincuentes llegaron en moto y mientras uno se quedó de campana, los otros dos ingresaron a comercio y le apuntaron con un arma a la mujer que estaba atendiendo acompañada por su pequeña hija.

Leé también:  Atacan a una mujer policía y le roban el arma reglamentaria y su chaleco antibalas

“Yo estaba sola, jugando con mi nena. Eran tres, uno esperó afuera y dos entraron. Estaban vestidos de negro. Me apuntaban y decían: 'Dame la plata'”, contó esta mañana al canal Crónica TV Daisy, la esposa de la víctima, en la puerta del Hospital Evita Pueblo de Berazategui.

La mujer relató que les entregó su celular, que les dio el dinero que tenía entre sus ropas y que en ese momento su marido, que estaba en la parte trasera del local, llegó para defenderla.

“Yo les di todo, pero atrás estaba mi marido y salió y le dispararon a él. Mi nena gritaba 'papá, papá'”, contó Daisy.

La esposa de la víctima, cuya identidad no trascendió, explicó que los delincuentes se fueron y que como una de las motos no quería arrancar, uno de los ladrones huyó empujándola.

Leé también:  Atacan a una mujer policía y le roban el arma reglamentaria y su chaleco antibalas

El comerciante fue trasladado de urgencia al hospital, donde ingresó con una herida de arma de fuego en la cabeza con orificio de entrada y salida en el cráneo, por lo que fue operado y permanecía esta mañana internado en grave estado y con pronóstico reservado.

El caso es investigado por la fiscal de Berazategui Silvia Borrone y detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes, quienes buscaban hoy testigos y cámaras de seguridad que ayuden a identificar a los autores del hecho, por el que no hay detenidos.