Al repartidor de 28 años lo mataron este lunes en la localidad de Adrogué mientras estaba por entregar un pedido. Había empezado a trabajar hacía casi una semana.
Así quedó la ventanilla del Renault Kangoo del repartidor asesinado por dos motochorros en Adrogué.

Fernando Martino tenía 28 años. Hacía una semana que trabajaba como repartidor. Su papá le había prestado una camioneta, una Renault Kangoo gris, para que la use. "Pagámela como puedas y laburá", le dijo. Este lunes, cuando estaba por entregar un pedido en el centro de Adrogué, dos motochorros le pegaron un tiro en el pecho y le quitaron la vida.

Los investigadores todavía no saben qué fue sucedió en los instantes previos al desenlace fatal. Si Fernando se resistió o si hizo algún movimiento y uno de los ladrones le disparó. Por estas horas analizan las cámaras de seguridad de la zona y piden que testigos que sepan o hayan visto algo se acerquen cuanto antes a declarar la comisaría.

El hecho ocurrió este lunes al mediodía en la calle Italia al 900. Marino se encontraba buscando una dirección para entregar un paquete cuando dos hombres se que movilizaban en una moto azul lo sobrepasaron y cuando llegaron a la esquina giraron en "U".

"Volvieron hacia el lugar donde estaba la camioneta y cuando estaban a la par del vehículo, uno de los delincuentes extrajo un arma", explicó una fuente con acceso al expediente.

En una cámara de seguridad ubicada en una casa de la cuadra se ve el momento en el que Fernando, después de recibir el tiro en la zona de la axila logra salir de la camioneta todavía en movimiento y queda sentado sobre el asfalto dolorido mientras se agarra el pecho. En ese instante un auto negro le pasa por el costado y no lo ayuda.

Leé también:  Por los robos, tres ramales de la línea 501 no entrarán al barrio La Victoria

Jonathan, un vecino, contó que no bien escuchó la detonación y el chirrido de la moto mientras huía salió a la puerta: “Veo un muchacho de rodillas en la esquina y una camioneta cruzada. Pensé que lo habían atropellado. Y me dicen: ‘Le pegaron un tiro’”.

“Cuando me acerco veo el charco de sangre", relató. En ese momento, siempre según sus palabras, llega un patrullero y uno de los policías le pregunta si podía esperar a la ambulancia. Fernando les dijo que no moviendo la cabeza y lo cargaron en el móvil.

"Caminó un metro, se desplomó y con otro vecino lo subimos al patrullero, pero se fue desplomado de acá", contó Jonathan angustiado. "Todavía tengo esa sensación en la cabeza, de que se me caía encima, y es tremendo", acotó en diálogo con la señal de TN.

Miguel, otro vecino que dijo haber presenciado el hecho, comentó: "Estaba en shock, no hablaba… le pregunte si quería que llame a un pariente y ya no me respondió”.

Leé también:  Detuvieron a dos jóvenes por el asalto que sufrieron padre e hijo en Adrogué mientras paseaban en bicicleta

Marino fue trasladado por un patrullero al Hospital Lucio Meléndez de Adrogué, pero murió antes de que pudiera ser atendido por los médicos, dijeron los investigadores.

Su familia está destrozada. Su tío Jorge Forciniti escribió un breve texto en redes sociales: "Querido sobrino ayer te vi, nos abrazamos y me dijiste que estabas contento con tu nuevo trabajo y tus proyectos. Pero en tu camino se cruzaron dos hijos de mil putasssss y por nada te arrebataron tus sueños y la vida".

Querido sobrino, un hijo mas para mi, ayer te vi, nos abrzamos y me dijiste q estabas contento con tu nuevo trabajo(una...

Publicado por Jorge Forciniti en Lunes, 27 de julio de 2020

El reclamo de justicia de amigos y familiares se multiplicó por redes sociales.

El caso quedó en manos del fiscal Gerardo Mohoraz, de la Unidad Funcional de Instrucción N° 6 de Lomas de Zamora. Como la moto no tiene patente y los asaltantes llevaban casco, fuentes con acceso a la causa reconocieron que "no va a ser sencillo" dar con los asaltantes

Por eso, de momento, el foco de los investigadores está puesto en tratar de reconstruir cuál fue su ruta de escape y dónde se escondieron tras el crimen, e instaron a las personas que sepan o hayan visto algo que se acerquen de inmediato a declarar a la Comisaría.