El conducto subterráneo de hormigón mejorará el escurrimiento del agua en los distintos barrios y beneficiará a más de 300 mil vecinos. Tras la ejecución de la primera y tercera fase, el Municipio de Lomas está terminando el segundo tramo.
EL ALIVIADOR SE CONECTARÁ CON EL CANAL MUGICA PARA PREVENIR INUNDACIONES.
EL ALIVIADOR SE CONECTARÁ CON EL CANAL MUGICA PARA PREVENIR INUNDACIONES.

En el marco del proyecto integral del Arroyo del Rey, el Municipio de Lomas avanza con las obras hídricas en los distintos barrios. La última etapa del Aliviador Oeste se está llevando a cabo en Lamadrid para prevenir inundaciones y beneficiar a más de 300 mil vecinos.

2.500 metros lineales de longitud tendrá el conducto subterráneo que mejorará el escurrimiento del agua durante las lluvias.

“Seguimos ejecutando obras y trabajando con mucho esfuerzo para que las inundaciones en la ciudad sean sólo un mal recuerdo. Nuestro objetivo es dejar atrás décadas de retraso para que todos los barrios estén preparados ante los fenómenos climáticos”, señaló el intendente, Martín Insaurralde, quien destacó: “En el Arroyo del Rey logramos avances históricos, con mucho esfuerzo y en muy pocos años”.

Leé también:  Graves inundaciones en Chaco

El proyecto en conjunto con el Estado provincial consiste en el armado de un conducto subterráneo de hormigón de 5,50 metros de ancho por 1,80 de alto, que se extenderá a lo largo de más de 2.500 metros lineales de longitud en paralelo a las vías del ferrocarril.

LA OBRA INCLUYE LA PAVIMENTACIÓN DE LAS CALLES.
LA OBRA INCLUYE LA PAVIMENTACIÓN DE LAS CALLES.

En estos momentos, las cuadrillas están trabajando en la intersección de Tunuyán y Tuyutí. “La calle Tuyutí ya está toda entubada y sólo restan algunos metros para terminar con el segundo frente. Después comenzarán los asfaltos que son la última parte de la obra”, expresó el director de Obras Públicas, Roberto Giardino, quien informó que los trabajos finalizarán en alrededor de 45 días.

LAS CUADRILLAS ESTÁN TRABAJANDO EN LA INTERSECCIÓN DE TUNUYÁN Y TUYUTÍ, PERTENECIENTE AL SEGUNDO Y ÚLTIMO TRAMO DE LA OBRA.

El segundo frente arranca en la intersección de Vucetich y Monte, y sigue la traza del canal hasta el cruce de Tuyutí y Cañuelas, abarcando más de 850 metros. El armado del sistema de drenaje se desarrolla a partir de un trabajo delicado: primero se hace una medición del nivel de las napas y luego se prepara el terreno. Después se colocan tabiques, cuadra por cuadra, para darle forma al canal entubado.

Leé también:  Echeverría: limpian las bocas de tormenta para mejorar el drenaje

Por su parte, la primera fase ya está ejecutada en un 100% y comprendió a más de 600 metros de la calle Vucetich, desde la Ribera hasta Monte, para alcanzar a los hogares de unas 32 manzanas. Allí, se pavimentaron todas las cuadras sobre las que se extiende el desagüe cuyo origen es la desembocadura del Río Matanza-Riachuelo.

Y el otro trayecto finalizado es el de 1.050 metros desde la esquina de Tuyutí y Cañuelas hasta la finalización del aliviador en O’Higgins y Zuloaga. Allí resta la construcción de todos los asfaltos con sus respectivos sumideros.

En paralelo, en este mismo frente se están ultimando detalles para concluir con la construcción de una red de desagües en el Barrio 2 de Abril de Santa Catalina, ya que el aliviador irá conectado al Canal Mugica que se encuentra del otro lado de las vías del ferrocarril.

"Seguimos ejecutando obras y trabajando con mucho esfuerzo para que las inundaciones en la ciudad sean sólo un mal recuerdo. Nuestro objetivo es dejar atrás décadas de retraso para que todos los barrios estén preparados ante los fenómenos climáticos”, dijo Martín.

La nueva red de 600 metros armó con caños de hormigón armado e irá conectada a una estación de bombeo que se está edificando sobre la calle Soldado Rodríguez para que, durante fuertes lluvias o crecidas, drene el agua hacia el Aliviador Oeste y Mugica.