Aún no hay certezas sobre el destino de los perpetradores del delito, que permanecen en prisión domiciliaria. El caso podría definirse en un juicio por jurados.
Los acusados permanecen con prisión domiciliaria.

A un año de la violación de una nena de 14 años en un camping de Miramar, los acusados del hecho permanecen con prisión domiciliaria pero aún no hay certezas respecto a su destino.

Fuentes judiciales indicaron que la Justicia podría pedir una audiencia previa al juicio, en la que se presentarán todas las pruebas contra los acusados. Aunque también podría llamar a un cuarto intermedio y resolverlo más adelante.

En septiembre, la Justicia de Mar del Plata designó el tribunal a cargo del juicio por jurados, pero la familia de la nena presentó un recurso para que se declare inconstitucional la medida por lo que aún no está confirmado que sea tratado bajo esa modalidad.

Leé también:  Encontraron el cadáver de Claudia Repetto, desaparecida desde el 1 de marzo

Al inicio del caso, fueron detenidos cinco jóvenes pero solo tres llegarán a juicio: Lucas Pitman, de 21 años; Tomás Jaime, de 23; y Juan Cruz Villalba, de 23. Todos fueron procesados con prisión preventiva.

Emanuel Díaz y Roberto Costa, de 23 y 21 años, fueron desvinculados de la causa al ser sobreseídos luego de que la víctima no los identificara en un reconocimiento fotográfico.

EL SUCESO. La violación ocurrió durante la madrugada del último martes de diciembre de 2018, en el complejo turístico "El Durazno", ubicado en el kilómetro 1 de la Ruta 11, donde la nena había ido a pasar el fin de año junto a su familia.

Leé también:  Hallan enterrados los cuerpos de la mujer y su hija de 7 años que estaban desaparecidas

En un momento de la noche, los padres de la adolescente notaron que la chica no estaba y comenzaron a buscarla dentro de las instalaciones. Más tarde la encontraron en una carpa ubicada en otro sector del balneario, rodeada de los agresores.

Dos de los acusados, Pitman y Jaime, admitieron que tuvieron relaciones sexuales con ella (algo que es catalogado como abuso por tratarse de una menor), pero aseguraron que fueron "consentidas", mientras que Villalba fue reconocido como su atacante en forma fotográfica, en el marco de la instrucción que había llevado adelante la fiscal Florencia Salas.