En tiempo de descuento, Matías Suárez falló un penal y el Millonario deberá jugarse todo el próximo martes ante Cruzeiro en Belo Horizonte. El cero fue lo más justo en el Monumental.
De la Cruz se lleva la pelota de rebote y genera una de las chances de River en el primer tiempo.

River no pudo romper el cerrojo de Cruzeiro y empató 0-0 por el choque de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América. La revancha será el próximo martes en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El delantero Matías Suárez tuvo el triunfo en su pie derecho con un penal (vía VAR) que remató por sobre el travesaño en el noveno minuto de descuento.

El Millonario no tuvo una de esas noches coperas. Esas que llenaron los ojos de fútbol y estremecieron al Monumental hasta reventar. Estuvo lejos de ser el River avasallante que se llevó puesto a los rivales. Parte de esa pequeña trama fue Cruzeiro, que llegó a Buenos Aires con la intención de no pasar papelones. Poco en ataque, mucha presión en el mediocampo y rígido en defensa. Lo que la mayoría de los rivales argentinos hacen de visitante.

Ignacio Fernández no tuvo el peso desequilibrante de otros partidos.

Tuvo la pelota el equipo de Gallardo, pero no el jugador capaz de sacarle todo el potencial. Intermitente De la Cruz en ese rol, todo quedó en las intenciones de Ignacio Fernández y el cordobés Suárez. Nacho levantó al público tomando un rebote en Fábio, después De la Cruz hizo revolcar al arquero y Rojas (reempazante de Pinola) metió el cabezazo por arriba.

El complemento arrancó con un susto grande. Marquinhos Gabriel definió al gol, pero el VAR marcó una finita posición adelantada del atacante. El trámite no estaba para nada claro y Gallardo tuvo que apelar a Pratto (no está pleno en lo físico) y más tarde al chico Ferreira. Pero fue y no hubo caso, perdió efectividad y la defensa de Cruzeiro fue un frontón.

A pesar de no tener un buen partido, River tuvo la inmejorable chance de llevarse la victoria con un penal (vía VAR por agarrón de Henrique a Pratto) pero Matías Suárez levantó el remate para desazón del estadio. ¿Cambiará Cruzeiro su postura de local? Seguramente otra será la actitud, pero no deberá confiarse, porque los de Gallardo nunca se dan por vencidos.