Los precios aumentaron un 3,5% en junio y en lo que va de 2018 ya se ajustaron un 16,1%.

Algunos alimentos subieron por encima de un 8% en el mes.

La inflación de junio fue del 3,5% impulsada del traslado del precio del dólar a los alimentos, el ajuste en las tarifas de transporte y la el incremento en las cuotas de las prepagas, según un relevamiento de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (Umet). La suba acumulada en el primer semestre del año ya alcanzó el 16,1%.

El registro de inflación del mes pasado es el más alto en los últimos dos años. Hay que remontarse hasta mayo de 2016 para encontrar un alza superior a estos niveles (3,7%). Si el ritmo inflacionario de los primeros seis meses se repite en el segundo semestre, el panorama es preocupante: el aumento acumulado en 2018 será del 35%.

Los principales incrementos se vieron en varias categorías dentro de los alimentos, que tuvieron una suba promedio del 4%. Se destacan los saltos en “Verduras” 8,3%, “Aceites y grasas” 7,9% y “bebidas sin alcohol” 6,1% El 51% de los 327 rubros relevados registró alzas mayores al 3%; mientras que el 71% de los rubros verificó subas superiores al 1,5%.

Nicolás Trotta, rector de la UMET, advirtió que “el plan del Gobierno no parece tener horizonte y sólo demuestra agravar la situación económica del país”.
Esta situación golpeó especialmente a los jubilados y a la clase media baja y baja.