Un motivo romántico, ideal para que las niñas de la casa guarden sus recuerdos.

 

Materiales

* Caja de fibrofácil

* Acrílicos: blanco, rosa, magenta, verde claro, marrón

* Cinta de enmascarar y marcador endeleble

* Papel de calcar y pinceleta

* Pinceles: chato Nº4, redondo Nº1

* Barniz al agua

 

1- Con acrílico blanco y pinceleta, pintar el cuerpo de la caja y la tapa. Aplicar dos manos bien parejas, dejando secar bien entre una y otra.

 

 

2- Poner cintas de pintor en sentido vertical en la tapa, con separación del mismo ancho de la cinta. Enmarcar el espacio que ocupará el diseño del centro. Pintar las franjas con rosa.

 

Leé también:  Almohadones románticos

 

3- Quitar las cintas. Transferir los contornos del motivo en el sector elegido. Usar papel de calcar repasando detrás las líneas con lápiz y luego remarcar por el frente.

 

 

4- Pintar con rosa el vestido y las letras. Con pincel fino y marrón, delinear la percha. Cargar blanco con la cola del pincel y marcar puntos sobre toda la superficie del vestido.

 

 

5- Para hacer las rosas del contorno, aplicar con la cola del pincel un punto blanco y al lado uno magenta. Unirlos de manera circular para que se mezclen los colores en forma veteada. Dejar secar.

 

 

Leé también:  Tazas con una decoración personalizada
6- Realizar las hojas con pincel chato a cada lado de las rosas y formar la guarda. Trabajar con pinceladas de S y una doble carga de verde y blanco. Repasar los contornos del motivo con marcador. Barnizar.

 

 

Una biblioteca de lujo, bien ordenada, por Martha Cacacio

Pequeño baúl decorativo, por Martha Cacacio