Una técnica fácil con papel de seda para transformar una caja de telgopor en una pieza única y utilitaria.

 

Materiales

* Caja rectangular de telgopor

* Papel de seda estampado con letras

* Pinceles chato y redondo; pinceleta

* Acrílico negro

* Purpurina oro y goma laca

* Barniz al agua y cola

 

 

 

1- Recortar el papel de seda para forrar la caja. Cortar un rectángulo para cubrir el cuerpo de la caja, más 2 cm para llevar al revés. Repetir la mismo, pero con la tapa.

 

2- Aplicar cola diluida con agua sobre toda la caja. Apoyar el papel de modo que en la parte superior queden 0,5 cm para cubrir el borde superior. Llevar hacia la base el papel excedente de la parte inferior.

 

Leé también:  Frascos en desuso se convierten en un práctico especiero
3- Pegar de igual modo el papel sobre la tapa. Formar puntas en las esquinas con el sobrante, como si fuera un pliegue. Asentar el papel con el pincel y la cola. Dejar secar.

 

4- Cortar las puntas de papel excedente al ras. Llevar un pequeño sobrante de papel al interior para que la caja tenga un buen cierre. Cubrir la base de la caja con otro rectángulo de papel.

 

5- Pintar las punteras de cada una de las esquinas con negro, para simular los herrajes de un baúl antiguo. Pintá los tornillos con una mezcla de goma laca y purpurina oro.

 

Leé también:  Un envase de telgopor se transforma en un baúl decorativo
6- Pintar un círculo en un frente para formar la cerradura, de modo que ocupe parte de la tapa y del cuerpo de la caja. Realizar los detalles internos y tornillos con pincel redondo y la mezcla de goma laca y purpurina oro. Barnizar.

 

 

Para lucir un objeto como antiguo, por Martha Cacacio

Una idea simple y personalizada con servilletas, por Martha Cacacio

Un topiario hecho con papel, por Martha Cacacio