Frustró un asalto en un restaurante de Palermo cuando se abalanzó sobre uno de los tres delincuentes que irrumpieron armados con fines de robo, lo apuñaló con un sacacorchos y lo redujo junto a otros trabajadores hasta que lo entregaron a la policía.

resto
Tres ladrones intentaron asaltar anoche un restaurante ubicado en el barrio porteño de Palermo, pero un mozo evitó al robo al clavarle un sacacorchos en la espalda a uno de los delincuentes.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió pasadas las 23.30 de anoche en el Restaurante "Crizia", ubicado en la calle Gorriti 5143, entre Thames y Uriarte, en la zona conocida como Palermo Hollywood.

Tres asaltantes armados ingresaron, amenazaron a los presentes y comenzaron a recorrer las mesas para robar dinero y pertenencias a los comensales.

Los voceros explicaron que un mozo que salía del baño observó el accionar delictivo y tras una rápida reacción se abalanzó sobre uno de los ladrones para evitar que escapara y le clavó un sacacorchos en la espalda, cerca del cuello.

Otros trabajadores gastronómicos y algunos comensales se sumaron al mozo y lograron capturarlo, por lo que los otros dos cómplices, al ver la reacción de los empleados y víctimas del asalto, escaparon corriendo del local y huyeron a bordo de un taxi.

Los delincuentes lograron sacarles a varios comensales algunas pertenencias como relojes, celulares y billeteras, y algunos de esos objetos fueron recuperados en poder del detenido por el propio mozo, que resultó ileso.

Los empleados gastronómicos y clientes sacaron al ladrón a la calle, lo tiraron en el sector de la bicisenda y allí le dieron una paliza y lo retuvieron hasta que llegó la policía.

Jonathan, un vecino de la cuadra que fue testigo del hecho, contó esta mañana a la prensa que "eran cuatro hombres", entre "cocineros, mozos y algún comensal", los que "le daban patadas".

"Cayó en la vereda, se le montaron varios hombres encima porque se quería escapar. Lo golpearon en el suelo. A los dos minutos llegaron varias patrullas y quedó detenido", dijo el vecino.

También explicó que algunos de los clientes se acercaron al delincuente para pegarle y decirle que le devuelva lo que les había robado.

El testigo también relató que si bien no sabía que el asaltante había sido apuñalado con un sacacorchos, sí advirtió que tenía alguna herida sangrante y que por ese motivo también llegó una ambulancia para atenderlo.

"Le tuvieron que haber clavado alguna puñalada con algo porque cuando cayó a la vereda, después que lo levantaron, quedaron varias manchas de sangre y no creo que sea por los golpes. Gritaba que estaba herido", contó Jonathan.

En tanto, la policía esta mañana trataba de localizar a los otros asaltantes con datos brindados por el propio capturado, contó un jefe policial.

La investigación se encuentra a cargo de la comisaría 25ta. y del juzgado de instrucción en turno en esa zona de la Capital Federal.