Se trata de un chico de 19 años que fue asesinado a pedradas por dos hombres con los que discutió tras un incidente en la vía pública.
tenía 19 años y fue atacado brutalmente.
tenía 19 años y fue atacado brutalmente.

Un joven de 19 años fue asesinado a pedradas, golpes y puñaladas por dos hombres con los que discutió tras un incidente de tránsito, en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga, y uno de los responsables fue detenido.

El hecho se produjo en Cristianía al 800, en el límite entre el barrio Los Pinos, de Villa Luzuriaga, y la localidad de Rafael Castillo, en el partido de La Matanza, y la víctima fue identificada como Lautaro Villaverde.

El sábado por la tarde, el joven, que se dedicaba a la venta aambulante de sábanas, estaba en pareja y tenía dos hijas pequeñas, conducía su auto Renault 9, cuando protagonizó un roce con un Renault Kwid, en el que circulaban dos hombres.

Leé también:  Detienen a dos acusados de balear a una mujer policía en Ciudad Evita

"Hubo una discusión violentas, le tiraron una piedra, pero pareció que todo iba a terminar ahí", relató Mauricio, el padre del joven.

Sin embargo, los individuos se retiraron y regresaron provistos de armas blancas.

"Le tiraron un adoquín, le abrieron la cabeza, y le dieron dos puntazos, lo dejaron muerto, tirado", explicó el hombre.

Al brindar más detalles del incidente, Leandro Cejas, tío del joven, señaló, en diálogo con el diario Crónica, que "los dos tipos se bajaron del coche, le rompieron los vidrios de su auto a Lautaro".

"Por supuesto que él se quiso defender y salir de ahí porque estaba en inferioridad de condiciones, pero lo golpearon con un adoquín en la cabeza y una vez en el piso, lo acuchillaron", relató.

Leé también:  Un policía local que manejaba un Uber fue baleado durante un asalto en Ciudad Evita

Los agresores escaparon, pero uno de ellos, un hombre de 31 años, fue detenido por la Policía, indicó al canal TN Mauricio, quien aseguró, al describir a su hijo, que "nadie se merece que le pase algo así, pero menos él".

El sospechoso que se mantenía prófugo, según trascendió, es primo del detenido y ambos viven en el mismo barrio.