Antes de que el servicio de las líneas 165 y 112 vuelvan a funcionar pretenden que alguna de las partes involucradas se haga cargo de los haberes que les deben.
Si hay acuerdo, el servicio podría volver a funcionar pronto.

A la espera que se confirme la reanudación del servicio, los trabajadores de la exExpreso Lomas se muestran preocupados porque “nadie” se quiere hacer cargo de pagar los tres meses de sueldos que les adeudan desde que el Ministerio de Transporte dejó de bajar los subsidios.

Ahora que las empresas Tomás Guido y Transporte del Sur se quedaron la operación de las líneas 165 y 112, los choferes pretenden que, antes de salir a la calle, les abonen todo lo que les adeudan o al menos haya un compromiso de alguna de las partes para cancelar los aportes pendientes.

Este miércoles por la tarde, los trabajadores, empresarios y funcionarios del área de Transporte participaban de una reunión para intentar destrabar el conflicto y encontrar una solución, pero hasta el momento las conversaciones seguían en “punto muerto”.

Si en lo inmediato las negociaciones llegan a un acuerdo, las líneas 165 (ahora 164) y 112 (119) podrían volver a funcionar, lo que beneficiaría a las más de 60 mil personas que todos los días viajaban en alguno de estos colectivos hasta marzo pasado.