Exigen la reincorporación de los 2000 operarios que quedaron en la calle. Bloquearon los tres portones de la fábrica y por la tarde iniciaron un corte en la autopista Buenos Aires-Cañuelas.
Desde la mañana bloquearon los ingresos a la planta de El Jagüel.

A un mes de la última reunión que mantuvieron con funcionarios del Gobierno nacional, trabajadores despedidos de Cresta Roja encabezan una nueva jornada de protesta frente a la planta de El Jagüel para exigir la reincorporación de los 2000 empleados cesanteados durante el vaciamiento de la empresa iniciado por la firma Rasic y continuado por Proteinsa.

Desde las 9, los operarios bloquearon los tres portones de la fábrica y realizaron un acampe, acompañados por representantes de la CTA Autónoma, gremios de base y partidos políticos. Durante la mañana cortaron la avenida Fair, al mediodía realizaron una olla popular y por la tarde interrumpieron parcialmente el tránsito en la autopista Buenos Aires-Cañuelas.

Carlos Stasiuk, delegado de los trabajadores, comentó que la situación que están viviendo “es insostenible” y que esperan “de forma urgente” alguna medida de parte del Gobierno nacional o de la provincia para recuperar sus puestos laborales. “Nuestra realidad es dramática, nuestra necesidad ya pasó todos los límites y exigimos una respuesta”, resaltó.

Si bien entre fines de diciembre y principios de enero, los trabajadores fueron recibidos por los ministros Matías Kulfas (Producción), Claudio Moroni (Trabajo), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), hasta el momento no hubo contactos ni nuevos avances.

Leé también:  Prohíben la circulación y el uso de espacios comunes en los countries y barrios cerrados

“Nos prometieron iniciar una mesa de diálogo y ayudarnos de distintas maneras, pero nada de eso ocurrió hasta el momento. Entendemos que éste es un Gobierno que recién comienza, que tiene mucho que afrontar, pero esperamos que ellos entiendan nuestra desesperación, porque no queremos que nos vuelva a suceder lo que nos sucedió en el pasado”, apuntó Stasiuk.

El temor de los trabajadores es que el compromiso que asumieron los funcionarios del Poder Ejecutivo “queden para la foto” y que con el tiempo su reclamo empiece a diluirse. “No vamos a permitir que nos vuelvan a usar como lo hizo el Gobierno de (Mauricio) Macri, nosotros queremos trabajar, tenemos hambre de trabajo”, ilustró el trabajador.

Leé también:  Contratan nuevos médicos para reforzar el sistema de salud en Echeverría

Desde noviembre de 2018, los trabajadores de Cresta Roja mantienen una permanencia pacífica en la puerta de la planta para visibilizar su reclamo y sostener sus demandas. Tienen un fondo de lucha para juntar dinero y cubrir sus necesidades, y generalmente, la gente que pasa o se acerca les deja donaciones de todo tipo para ayudar a sus familias.

“Estamos muy agradecidos con la colaboración y el apoyo que recibimos día a día pero no queremos vivir más así, queremos trabajar. Esto no se aguanta más”, enfatizó el delegado.

Los operarios presentaron varias propuestas para retomar sus puestos de trabajo, entre las que se encuentra la estatización de la empresa y hasta la conformación de una cooperativa.

Las opciones que barajan desde el Gobierno de momento son dos: retomar el diálogo con los dueños de Proteinsa para reincorporar a los empleados por etapas. O que los despedidos puedan ser rubricados en otras empresas del rubro o incluso en otra actividad.

A medida que pasan los días los trabajadores siguen esperando una respuesta.