Ángela Roldán es una vecina lomense que de chica no contó con la posibilidad de estudiar por tener que trabajar, por lo que decidió arrancar ya de adulta y ahora anhela hacer la secundaria.
ÁNGELA JUNTO A SU NIETA, ALMA CABRERA, QUIEN SE ENCUENTRA MUY ORGULLOSA DE QUE SU ABUELA ASISTA A LA ESCUELA Y ALCANCE SUS LOGROS.

Ángela Roldán es una vecina que actualmente cursa los estudios primarios en la Escuela de Adultos N° 702 de Lomas y que le juró lealtad a la Bandera el pasado 28 de junio junto a más de 11 mil alumnos de la localidad, con la particularidad de que una de ellas era su nieta Alma.

A la hora de hablar de su infancia, la mujer de 69 años señaló que viene de una familia humilde, con la particularidad de que eran 18 hermanos. Es por eso que le resultaba imposible asistir al colegio, por lo que decidió buscar empleo para ayudar económicamente en su hogar: “Trabajaba en Capital y volvía sólo los fines de semana a mi casa. Las primeras cuatro horas hacía tareas domésticas y, como mi patrona era maestra y muy buena persona, por la tarde me enseñaba a leer y escribir”.

Leé también:  Más de 200 alumnos en una charla sobre sus antepasados

“Nunca tuve la posibilidad de ir al colegio. Empecé ahora y por suerte me va bien”, explicó Ángela sobre la decisión de arrancar a estudiar de adulta. La mujer indicó que asiste a la escuela tres horas por día, de lunes a viernes, para recibir clases de matemática y lengua.

Ángela declaró que la amiga de una de sus hijas fue la que le insistió para anotarse en la escuela para adultos: “Comencé en  2018 y si Dios quiere el año que viene termino la primaria. Somos un grupo muy unido de aproximadamente 25 personas, incluso nos juntamos fuera del colegio”.

“DiSFRUTO MUCHO Y ME ENCANTA IR AL COLEGIO. LO QUE MÁS RESALTO ES EL COMPAÑERISMO DE TODOS PARA AYUDARNOS.”

“Disfruto mucho y me encanta ir al colegio, no sabía que era así. Lo que más resalto es el compañerismo de todos para ayudarnos”, expresó la vecina sobre la convivencia con sus pares. Inmediatamente opinó acerca del compromiso de las maestras y les agradeció enfáticamente: “Laura y Jimena son excelentes docentes. Como somos personas grandes y a veces nos cuesta entender, ellas se sientan al lado nuestro y nos explican todo”.

Leé también:  Lomas premió a más vecinos que se destacan por su compromiso social

Sobre la jura a la bandera de la que participó en el Parque  Eva Perón, Ángela sostuvo que sintió una “gran emoción” al ver tantos alumnos y en especial a su nieta. Además, le agradeció al Intendente local Martín Insaurralde: “Le agradezco a él y a su mujer por estar presentes en el acto, por dedicarse a los chicos y a la gente adulta”.

Alma Cabrera, alumna de 4° grado del Colegio San Alberto Magno, le dedicó unas palabras a su abuela: “Estoy orgullosa de ella y de que pueda ir al colegio. Yo la ayudo siempre con la tarea, en especial cuando tiene preguntas de lengua”. Ángela, emocionada, contestó: “A mí me controla todo el tiempo la tarea para que no me falte nada, estoy feliz de que le vaya tan bien”.

“Siento mucha satisfacción de poder estudiar, trato de no faltar nunca. Cuando termine la primaria, tengo ganas de continuar con mis compañeros la secundaria”, finalizó entusiasmada la lomense.