El Club lanzó una iniciativa para apoyar a los socios vitalicios que permanecen en casa. Harán juegos didácticos virtuales y bingos para acompañarlos y mejorarán el contacto diario para brindarles ayuda si la precisan.
El club se acerca a los socios adultos mayores durante la cuarentena.
El club se acerca a los socios adultos mayores durante la cuarentena.

A horas de que se anuncie la nueva extensión de la cuarentena, el Club Temperley decidió fortalecer el apoyo a los abuelos y socios vitalicios del club con una iniciativa solidaria.

A través de los voluntarios del Departamento Social y Solidario que trabajan en distintos barrios y utilizando los padrones del club, se contactarán con vitalicios y socios mayores de 60 años para conocer cuál es su situación, si precisan algo y si desean sumarse a alguna actividad recreativa en conjunto.

“Ésta es una idea que llevan adelante varios Municipios y que surgió en el Gobierno de la Ciudad pero nosotros la adaptamos a nuestro estilo. Vamos a estar llamando a cada uno de los vitalicios de 60 años para arriba para interiorizarnos sobre cómo están, qué necesitan y si es posible cubrir esas necesidad. Buscamos también charlar un ratito con ellos”, contó José “Chechi” Fernández, a cargo del área.

Leé también:  En Temperley, dos se quedan y dos se van

“La idea es que con todos aquellos que tengan acceso a Internet también se puedan hacer juegos individuales o grupales como bingos u otras actividades”, agregó.

El contexto de encierro para los adultos mayores en una extensión de tiempo tan amplia puede hacer difícil sus días, por eso esta iniciativa gana lugar. “Teníamos planificado para el otoño hacer esto en la Casa del Vitalicio que habíamos inaugurado en el bajo platea pero la pandemia lo impidió y decidimos hacerlo virtualmente”, indicó.

Agustín, uno de los voluntarios del club, contó cómo es el contacto con los vitalicios y su labor. “La tarea es llamarlo y generar una charla amena donde se le pregunta si está bien, cómo maneja el aislamiento y si rquiere algún tipo de ayuda que le podamos brindar. En el eje de la charla buscamos que puedan charlar de cosas lindas y nos cuentan sus experiencias vividas en su segunda casa, como le llaman al Beranger”, señaló.

Leé también:  Temperley suma dos nuevas bajas al plantel

“Las historias que cuentan denotan que les causan alegría hablar del club y como siempre están al pie del cañón para todo lo que tenga que ver con Temperley. Siempre agradacen el llamado y quedamos en vernos en el club cuando este termine”, agregó.

JUNTO A LOS QUE MENOS TIENEN. En su rol social y solidario, el club sigue trabajando junto a un grupo de personas en situación de calle y casi 100 vecinos que se acercan a diario a recibir un plato de comida. A través de la ONG “No Seas Pavote”, las puertas del Microestadio Palo Metz se abrieron desde casi el inicio de la cuarentena y no se han cerrado.

Por estos días, un sorteo solidario con seis premios tiene lugar en el club pensando en seguir reuniendo dinero para abastecer la labor de la ONG. Quienes deseen participar pueden reservar su número por WhatsApp.