Una reunión de Comité Ejecutivo no se pudo desarrollar porque 13 representantes se ausentaron por disidencias. De no llegar a un acuerdo, puede peligrar el inicio del torneo.
A fin de mes debería arrancar el torneo y aún hay cuestiones por definir.
A fin de mes debería arrancar el torneo y aún hay cuestiones por definir.

El Comité Ejecutivo de la Superliga no pudo sesionar debido a la falta de quórum, ya que más de media docena de clubes no asistieron y la reunión debió suspenderse a una semana del comienzo programado del campeonato, con el tema de los descensos como eje principal.

El comienzo de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) 2019/2020 está pautado para el viernes 26 de julio, pero esa fecha corre el riesgo de que no se cumpla, ya que aún fue acordado entre los clubes el tema de los descensos.

Leé también:  Al final, la Superliga tendrá tres descensos

Los clubes que estuvieron representados para cumplir con la reunión de hoy fueron Boca, River, Racing, San Lorenzo, Independiente, Atlético Tucumán, Vélez, Huracán, Talleres de Córdoba, Defensa y Justicia, Godoy Cruz y Unión.

En cambio, decidieron no asistir los dirigentes de Colón, Patronato, Central Córdoba de Santiago del Estero, Arsenal, Argentinos, Rosario Central, Newells, Gimnasia y Estudiantes. Los del Sur, Banfield y Lanús, se sumaron a este grupo.

La reunión tenía por objetivo aprobar el reglamento, un resorte esencial para que pueda comenzar el torneo. Los clubes que decidieron no presentarse son los que reclaman una modificación en el sistema de descensos, con la intención de que se lleve adelante un sistema mixto.

Leé también:  Habrá público visitante en los cinco estadios de la Provincia

Los clubes “rebeldes” pretenden implementar dos descensos con el tradicional sistema de promedios y otros dos por posiciones en la tabla anual, que también incluiría la Copa de la Superliga. Además reclaman que quede firme la quita de puntos para San Lorenzo y Huracán, que por el momento está suspendida.

Los próximos días prometen ser muy movidos, ya que ante esta situación el campeonato podría comenzar en la fecha programada pero con el reglamento viejo: cuatro descensos por promedio.