El volante, que sufrió un cuadro de apendicitis durante la pretemporada, estaba listo para volver al banco antes de que se decretara la pandemia, mientras que el lateral va por el tercer mes de recuperación como consecuencia de la rotura de ligamentos.
Alberto Stegman, el jugador que tiene el panorama más complicado.

La suspensión de los torneos de fútbol sirvió, en parte, para que los jugadores lesionados pudieran llevar con mayor tranquilidad los procesos de recuperación, sin ese cosquilleo interno de apurar los tiempos con el fin de reincorporarse a los planteles.

Brown de Adrogué tuvo una seguidilla de futbolistas lesionados en el primer semestre de la temporada de la Primera Nacional: los delanteros Matías Linas, Felipe Cadenazzi y el lateral izquierdo Guillermo Sotelo, los tres con roturas de meniscos.

Leé también:  Brown suma nuevas bajas en el plantel profesional

Pero las malas continuaron. Y Pablo Vico vio cómo otros dos componentes del grupo quedaban por el camino. Primero el lateral/volante por izquierda Alberto Stegman. Y luego el mediocampista Iván Silva, en plenos trabajos de pretemporada en Necochea.

El Pipi Stegman fue intervenido en febrero de la rotura de ligamentos y se encuentra en proceso de rehabiltación, distinto al resto de sus compañeros. "Está en pleno proceso kinesiológico con respecto a la lesión, a través de videollamadas estamos siguiendo los pasos de la evolución. El resto de los tratamientos son en su casa", manifestó a La Unión uno de los preparadores físicos del plantel Tricolor, Agustín Galeota.

El ex Tigre siempre fue una especie de comodín para Vico por la franja izquierda. Y al momento de utilizar los cupos de refuerzos arribó Leandro Sapetti por su lesión.

Leé también:  Más donaciones para Matías Rodríguez

Por su parte, Silva sufrió un cuadro de apendicitis en plena pretemporada y debió ser operado en el Hospital de Balcarce. Es decir que no completó los trabajos físicos y futbolísticos en las sierras. Ahora, el ex Newell's está totalmente repuesto, pero paga cara la falta de inactividad.

"Quince días antes de que se propagó la pandemia comenzó a trabajar normal con el resto del grupo. Le faltaba una semana más de trabajos intensos para ir al banco. Pero está muy bien, recuperado, y lógicamente con falta de ritmo futbolístico", agregó el PF.