El representante institucional de la Cámara de Comercio de Almirante Brown, Horacio Salguero, advirtió que "si no mejora la situación" va a haber "cierre de negocios".
La mayoría de los locales tuvo que bajar sus persianas y desde hace 46 días prácticamente no tuvo ventas.

La luz de alerta está encendida desde hace tiempo. Los dueños de los locales no aguantan más. La cuarentena los puso en una situación inédita: la mayoría tuvo que bajar las persianas de un día para otro y sus ventas cayeron en torno al 60%, incluso más, por el freno de la actividad, según datos de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La advertencia de los representantes del sector es contundente. "Si el próximo mes no hay un cambio y no mejora la situación, indudablemente, esto se va a ver reflejado en cierre de negocios". Así lo aseguró en las últimas horas el representante institucional de la Cámara de Comercio y de la Industria de Almirante Brown (Cacinab), Horacio Salgueiro.

Leé también:  Tras un caso de Covid, La Serenísima refuerza los controles

En la Cacinab aseguran que la situación en la zona Sur "es preocupante". "Muchos negocios están cerrados, pagan alquiler, tasas y demás, y un mes pueden recurrir a un ahorro, pero otro mes ya no se puede recurrir a más nada", explicó Salgueiro. Actualmente en Almirante Brown, "todo el comercio en general está trabajando en un 15 y un 20%", ilustró

Después de 46 días de aislamiento, las cuentas de los locales no cierran por ningún lado, a pesar de que muchos se las ingenian de muchas maneras para sostener su actividad. Las ventas por internet ayudan, pero "es muy poco lo que se puede vender", explica Salgueiro.

Leé también:  Cerró Tempo, la histórica pizzería de Adrogué, acorralada por la pandemia

Esto sucede por dos cuestiones, por un lado porque el comercio virtual no está tan aceitado a nivel local como en otras partes del país, y después por un factor económico: "La gente está comprando lo imprescindible (para vivir día a día)", analiza el dirigente.

Ante esta situación, según Salgueiro, las medidas que lanzó el Gobierno no alcanzan. "Hay gente que ha podido sacar créditos a tasas bajas, pero no mucho más que eso, porque el crédito hay que pagarlo, y si no vas a tener ventas, ¿de dónde vas a sacar la plata? Algunos logran algo, pero no en la medida que se pueda esperar. Es muy difícil", cerró.