Tras una reunión entre la empresa que controla la planta y la comisión directiva del sindicato que representa a los trabajadores lecheros, la compañía láctea decidió dar marcha atrás con la decisión de cerrar los fines de semana tras la protesta de sus empleados que denunciaron que no cumplían con las leyes laborales.
Abrieron el diálogo en medio del conflicto.

Tras una reunión entre la empresa que controla la planta de La Serenísima ubicada en la localidad de Longchamps, Partido de Almirante Brown y la comisión directiva del sindicato que representa a los trabajadores lecheros, la compañía láctea decidió dar marcha atrás con la decisión de cerrar los fines de semana tras la protesta de sus trabajadores que denunciaron que no cumplían con las leyes laborales.

Leé también:  Protestas en el Centro Atómico de Ezeiza ante los despidos en Conuar

De acuerdo a un comunicado que el sindicato de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) dio a conocer, abrieron con la empresa una mesa de diálogo para consensuar con los trabajadores cualquier cambio en la modalidad de trabajo.

De todos modos, aseguraron que por el momento se seguirá trabajando como hasta ahora, de lunes a sábado quienes estén bajo convenio colectivo de trabajo y los domingos lo harán las personas que tengan el régimen de 7 x 2 ya que la empresa quería cerrar los fines de semana.