La Policía llegó a un edificio después de recibir un llamado de un menor de 15 años, quien explicó que tras escuchar un estruendo salió de su habitación y vio a su amigo con una herida de arma de fuego en el pecho.
sucedió en una de las torres de Dock Sud.
sucedió en una de las torres de Dock Sud.

Un chico de apenas 16 años fue hallado en un edificio de Avellaneda con un disparo en el pecho y la Policía investiga el suicidio del menor.

El hecho sucedió en una torre de departamentos de Dock Sud ubicado en avenida Debenedetti al 1900, Avellaneda.

Los efectivos de la policía llegaron al lugar después de recibir el llamado de un joven de 15 años, quien explicó que al escuchar el estruendo salió de una habitación y se encontró con su amigo con una herida de arma de fuego en el pecho.

Leé también:  Los hospitales Fiorito y Perón recibirán $10 millones para hacer frente a la pandemia

Según el relato de su amigo, el joven se desplomó y murió. De inmediato, llegó una ambulancia del SAME, cuyo personal pudo constatar que Junior estaba muerto.

El amigo de la víctima precisó que un conocido se llevó el arma y desconocía si estaba o no en el departamento al momento del disparo.

En tanto, los efectivos hallaron a un costado de la cama una vaina servida calibre 9 mm. También hallaron un arma calibre 22 con numeración suprimida, con ocho cartuchos intactos.

“Continuando con la investigación se procede a la aprehensión de N.N o Airton, de 23 años, quien se hallaba en su domicilio y debajo de su cama se procede a secuestrar un bolso de color verde conteniendo en su interior una pistola calibre 9 mm, marca Taurus con numeración suprimida con 14 proyectiles calibre en su almacén cargador y un proyectil en la recámara, como así también se procedió al secuestro de 90 cartucho calibre 14”, indica el parte policial.

Leé también:  Hallan un arsenal y detienen a una pareja que alquilaba armas a bandas delictivas

La causa, en manos de la UFI 3 de Avellaneda, fue caratulada como “suicidio”, pero el hombre de 23 años quedó detenido por “tenencia ilegal de arma de guerra”.

Se esperaban los resultados de la pericia conocida como “dermotest” a los identificados para determinar si tenían pólvora en sus manos.