El adolescente fue encontrado en 2014 enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita. Sus familiares denuncian que la causa está paralizada.
Este sábado habrá una nueva marcha para exigir condenas a los policìas, jueves y fiscales responsables.

A 11 años de la desaparición de Luciano Arruga, el adolescente de 16 años cuyo cuerpo fue encontrado en 2014 enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita, sus familiares y amigos denuncian que la causa está paralizada y no hay ningún imputado.

"Reclamamos que se impulse el enjuiciamiento político contra el juez Gustavo Banco y las fiscales Roxana Castelli y Celia Cejas Martin, que son el juez y las fiscales que tuvieron la instrucción de la causa en La Matanza hasta que se logró que pase al juzgado federal como desaparición forzada de persona", señaló Vanesa Orieta, hermana del joven.

Mientras que Matías Bregante -integrante de Espacio para la Memoria Luciano Arruga que funciona en el exdestacamento donde denunciaron que el joven fue torturado en 2009 previo a su desaparición- detalló que la causa "sigue en etapa de instrucción y no ha sido llamado a declarar ninguno de los implicados". Se trata de los los policías que estaban en servicio esa noche en las distintas comisarias de La Matanza, los agentes de la Federal que intervinieron en el accidente de la General Paz, los funcionarios del SAME, del Hospital Santojanni, la morgue judicial de la Ciudad de Buenos Aires y la jueza que firmó el acta del cuerpo declarado NN.

Luciano, que se negó a robar para la Policía, fue visto por última vez con vida en los calabozos de la comisaría de Lomas del Mirado. En 2015, la familia logró llevar a juicio al policía Julio Diego Torales que fue condenado a diez años de prisión por torturarlo durante una aprehensión en 2008.

Este sábado, a las 17, se realizará un encuentro para "para exigir condena a los policías responsables y jury al juez y las fiscales cómplices" que contará con una marcha desde Mosconi y General Paz hasta la Plaza Luciano Arruga de Lomas del Mirador.