“Se me arrancó el aductor”, afirmó. Le restan dos semanas de recuperación.

Juan-Roman-Riquelme-liviana-Bianchi_CLAIMA20140214_0066_14

Todos hablan de Román de su maldita lesión. Ayer el 10 rompió el silencio y su palabra llevó tranquilidad.
“Se me arrancó el aductor y sabíamos que íbamos a tener para tres meses. Me encuentro de la mejor manera, pero van
dos meses y medio”, sostuvo el capitán de Boca. “Todo va pasando como se tenía planeado. Tocó perder con River y se
habló de que ya jugaba. Si sucedía lo mismo con Newell’s dirían que tenía que jugar con Belgrano. Nosotros tenemos
las cosas claras, mi lesión va bien y trabajé sin problemas las últimas semanas. Cuando vuelva no quiero sentirlo y sí que la gente la pase bien viéndome jugar a la pelota”.
Al mediodía Bianchi fue tajante con respecto al enganche xeneize: “Los que están ansiosos por ver a Riquelme, que se tomen un ansiolítico”.