Gracias a la colaboración de los clientes que ayudaron en la iniciativa del bar Oveja Roja y tres ONGs locales, se hizo un almuerzo especial con nueve personas que están en situación de calle.
Una jornada que se extendió por varias horas.
Una jornada que se extendió por varias horas.

Con la convicción que con pequeños gestos se pueden lograr grandes cosas, se lleva adelante la campaña en el bar Oveja Roja, “+ Que 1 Plato”, la cual ya tuvo su primer encuentro con nueve personas que viven en situación de calle, pero gracias a la campaña y a la colaboración de los clientes que dejaron pago un plato para ellos, disfrutaron de un almuerzo muy especial.

Daniel Waisberg, responsable de Oveja Roja, contó: “Esta iniciativa la llevamos adelante junto a las ONGs: Proyecto Aconcagua, De Raíz y Bondi Sur porque están en contacto con personas que viven en la calle y son quienes traen a nuestros comensales. Durante la semana exponemos un plato específico que se puede dejar pago y luego hacemos el almuerzo gratis para que puedan comer rico, en otro ámbito y en un lugar lindo”.

Leé también:  El lomense que utiliza su pasión por los personajes de ficción para ayudar

Una vez a la semana Waisberg avisa a las ONGs cuántos platos tiene pago y se hace el encuentro donde se sirve una comida elaborada.

“Queremos que ellos se sientan a gusto. La primera experiencia fue muy linda porque además nos quedamos charlando con ellos, llegaron a las 13 y se fueron como a las 17”, contó el responsable del bar, quien destacó que desde que abrió el local junto a sus socios quisieron incorporar una tarea social: “Hacemos nuestra parte, aunque sea poco. El sector gastronómico no pasa un buen momento, pero entendemos que hay personas que están peor y si todos hiciéramos algo aunque sea mínimo, se pondrían cambiar muchas cosas”.

Leé también:  Abre las puertas un nuevo comedor en Santa Catalina

Los que quieran colaborar con la campaña pueden acercarse a Oveja Roja en Portela 131, Lomas y dejar el plato pago para que las personas más vulneradas puedan disfrutar de una comida distinta, sin cubiertos de plástico, ni sentados en un cordón de la vereda.