El Gobierno autorizó a las empresas de gas a cobrar un importe extra en sus facturas para compensar el impacto que tuvo la devaluación en sus balances. Se trata de una transferencia de ingresos de casi $100 mil millones.
El cargo extra se cobrará durante 24 meses.

El Gobierno de Mauricio Macri dispuso que las distribuidoras de gas podrán cobrar a los usuarios un importe "extra", en 24 cuotas mensuales, para “compensar” el impacto de la devaluación que tuvieron que absorber las empresas en los últimos meses.

El plus comenzará a aplicarse en las facturas desde el 1 de enero, según la resolución de la Secretaría de Gobierno de Energía, publicada este viernes en el Boletín Oficial. Será retroactivo a abril y las cuotas terminarán de pagarse recién en 2020.

Leé también:  A partir de 2020, el ABL porteño se ajustará mes por mes según la inflación

La medida encarecerá el servicio de gas en los hogares que desde este mes pagarán un incremento de entre el 30 y 35%. Se trata de una transferencia de ingresos de unos $10 mil millones que pasarán del bolsillo de los usuarios a las arcas de las empresas.

La Casa Rosada de esta manera pretende ponerle fin a una disputa con las compañías productoras y las distribuidoras de gas. Sucede que como el precio de gas está dolarizado, producto de la fuerte suba del dólar, los contratos que se habían fijado en abril pasado a un tipo de cambio de $20,55 quedaron desfasados.

Las diferencias diarias acumuladas y actualizadas al 31 de diciembre de 2018 “serán distribuidas por las prestadoras del servicio de distribución a cada usuario proporcionalmente, tomando en consideración los volúmenes consumidos por éstos durante el período abril-septiembre de 2018", precisa la resolución oficial.