La situación en el centro asistencial es crítica. Hay 54 médicos contagiados o licenciados por Coronavirus y algunas áreas que están trabajando con la mitad del personal, incluso menos. "Esto es insostenible", dicen los profesionales.
El Hospital Evita de Lanús se encuentra atravesando días críticos.

Por la cantidad de médicos infectados con Coronavirus y la consecuente falta de personal, las autoridades del Hospital Evita de Lanús tomaron una determinación drástica: esta semana comenzaron a trasladar a pacientes que se encontraban en las áreas de terapia intensiva y unidad coronaria a otros centros asistenciales del Conurbano bonaerense.

La decisión, según reconocieron desde la dirección del Hospital, busca evitar que se sature un sistema de atención que, ya de por sí, desde hace días se encuentra en un punto crítico. Según pudo saber La Unión, muchas áreas están trabajando con casi la mitad del personal o incluso menos. "Esto se hace insostenible", insisten los médicos por lo bajo.

El director Ejecutivo del Hospital, Javier Maroni, admitió en diálogo con el programa Tarde o Temprano (AM 1470) que desde marzo más de 152 profesionales de la salud fueron diagnosticados con Covid-19 y que actualmente hay 54 contagiados y licenciados.

La Unidad de Terapia Intensiva, por ejemplo, cuenta con ocho camas, las cuales son atendidas por 18 trabajadores, pero 11 están enfermos. En la Unidad Coronaria pasa algo parecido: hay siete camas que son cubiertas por nueve médicos. Sin embargo hoy, de esos nueve profesionales, cuatro están infectados y otros tres, aislados.

Leé también:  Dos vecinos de Banfield probarán la vacuna contra el Coronavirus

"Hay un puñado de médicos muy chico que están rotando y haciendo lo imposible para atender a los pacientes junto a los enfermeros que no están contagiados", explican. La verdad que ninguna atención de calidad puede sostenerse así, mucho más en un contexto tan crítico como el que está viviendo el país en este momento.

A raíz de este escenario, desde la Dirección de Hospitales de la provincia de Buenos Aires confirmaron que ya fueron trasladados cuatro pacientes "cuya condición clínica se encuentra estable habiendo superado el estado de hipercríticos, para continuar con los cuidados necesarios en otros hospitales de la Red Provincial".

Los residentes y concurrentes del Hospital, a través de un comunicado publicado en redes sociales, aseguraron que el Evita está atravesando "una crisis sanitaria" sin precedentes. "Los servicios que históricamente tuvieron problemas (guardia, clínica médica y unidad cerrada) hoy están atravesados por un colapso sin salida", aseguran.

El desborde es tal, según dicen, que "se están llevando a cabo las mismas actividades asistenciales previas a la pandemia con menos del 50% del personal médico y de enfermería". "Mientras hay residentes cubriendo guardias de 24 horas cada 48 horas, al mismo tiempo tenemos personal de hospital que aún permanece cohortizado (es decir, que está en su domicilio por ser mayor de 60 años o por ser factor de riesgo)", detallan.

En ese contexto, los residentes señalan de manera tajante: "No podemos seguir atendiendo bajo ningún concepto más pacientes. Es por ello que exigimos el cierre de la guardia del Hospital, no aceptar más pacientes y una redistribución urgente de tareas. Demandamos reemplazos inmediatos que cubran a cada personal dado de baja por contagio".