El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 10 días, mientras que la UOM giró recursos para bancar el acampe que realizan los trabajadores despedidos en resguardo de las máquinas.
Tienen el apoyo de la comunidad en la lucha.
Tienen el apoyo de la comunidad en la lucha.

Días intensos y de definiciones para los trabajadores de Canale Llavallol, que fueron despedidos sin indemnización en los últimos días y les adeudan el suelo de los últimos tres meses. El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por 10 días, mientras más de 90 empleados aguardan en la puerta de la fábrica una resolución que les garantice la continuidad laboral

Con un enorme apoyo de la comunidad, los trabajadores de Canale acampan desde hace meses en la puerta de la fábrica, ahora atentos a que la patronal no les retire las máquinas. “Estamos en una instancia de negociación y mientras seguimos con el plan de lucha”, sintetizó Nicolás Macchi, delegado de la fábrica de dulces.

Sobre la posibilidad de conformar una cooperativa: “No es la prioridad uno, es una alternativa, pero menos en este escenario a nivel país es muy difícil”.

Esta semana, el líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, se reunió con los trabajadores y se comprometió a arbitrar posibilidades en otras empresas que puedan hacerse cargo de Canale. Además, les giraron bonos a cada trabajador y $50 mil para alimentos y para sostener el acampe.

Leé también:  Delivery solidario por Canale

¿QUÉ POSIBILIDADES HAY? Una sería que otra empresa se quiera hacer cargo de la empresa, a la que los trabajadores miran con ganas: “La veo difícil pero no imposible”, dijo Macchi. Otra, más lejana, es conformar una cooperativa: “No es la prioridad uno, es una alternativa, pero menos en este escenario a nivel país es muy difícil”, señaló.

“Queremos que se haga cargo otra empresa y la gestione. Cualquier plan que venga a garantizar la continuad de nuestro trabajo lo vamos a tomar”, sostuvo.