Se trata del técnico electromecánico Juan Martín Chávez, quien brindó su relato en el marco del debate que comenzó esta semana.
en el marco del juicio oral.
en el marco del juicio oral.

El técnico electromecánico Juan Martín Chávez aseguró hoy en juicio oral y público que él entregó un informe completo de los signos vitales que registró el aparato multiparamétrico desde que arrancó la endoscopía hasta que murió Débora Pérez Volpin, pero sólo una parte del mismo fue incorporado a la investigación judicial.

Según dijo Chávez, el informe de más de 60 hojas lo entregó al Director Médico del Sanatorio, Roberto Martingano, pero en la causa sólo figura desde la foja 37 dicho informe de los signos vitales de Débora Pérez Volpin.

De esta forma, la declaración del técnico arrojó más sospechas ante la supuesta trama de encubrimiento que acusa la familia de la periodista sobre las autoridades de la Clínica de la Trinidad.

De acuerdo al informe impreso, faltan las primeras 36 hojas de ese informe y el primer registro del multiparamétrico es de cuando ella ingresó en paro cardíaco.

En ese sentido, falta la actividad normal de la paciente, que es cuando se inició la endoscopía a las 17 horas del 6 de febrero de 2018.

Por su parte, Eduardo Cavallo, el director administrativo de la clínica la Trinidad, insistió con el argumento que Débora Pérez Volpin "tenía una patología previa" y dijo que le llama "la atención" que nunca se dijo la verdad sobre lo que pasó por la muerte de la periodista a raíz de una supuesta mala praxis en una endoscopía el 6 de febrero de 2018.

El testigo sostuvo que "nunca se dijo que había patologías previas" y habló entre otras de un cuadro de epilepsia. Citó, además, que Pérez Volpin se internó en la clínica entre 3 o 4 veces antes de la intervención con fatal desenlace.

"Cuando hay que analizar a fondo para sacar conclusiones, una muy importante a saber es que la paciente tenía varias internaciones previas", dijo.

La querella le preguntó si pese a esas patologías, la endoscopía estaba contraindicada: "no, al contrario, debía hacerse", respondió el director Cavallo.

Además, dijo que según supo de otros profesionales Pérez Volpin "tuvo una lesión muy pequeña en el esófago".

En su testimonio, el director defendió al sector de la Trinidad a la cual la familia de Pérez Volpin acusa por encubrimiento ante la sospecha de haber ocultado la verdad de lo sucedido así como el posible cambio del endoscopio a la hora de entregarlo a la Justicia.

"Como institución queremos que se sepa la verdad", dijo Cavallo ante pregunta del juez Javier Anzoátegui.