Sostuvo que el plan del Gobierno ante la disparada del dolar es "tardío y desesperante", y que no mide las "consecuencias fiscales y en los mercados, que se están viviendo ya".
El candidato del Frente de Todos ponderó como oportunistas las medidas del Gobierno.

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, analizó las medidas económicas anunciadas por el presidente Mauricio Macri, luego de la derrota del Gobierno en las PASO y de la disparada del dolar.  Sostuvo que responden a "una necesidad electoral y no son por convicción", y consideró que las adopta "tardía y desesperadamente".

"Es como el padre nuestro que rezan los ateos antes de morir", dijo Fernández en diálogo con El Destape radio.

Agregó que Macri "intenta mover el consumo y eso no está mal, pero de este modo es muy riesgoso", y consideró que habría que hacerlo "en el marco de un acuerdo por 180 días entre empresarios, sindicatos y el Estado, ya que disponerlo así puede generar que se traslade al dólar y precios".

Leé también:  Macri anunció que recortará las becas del Plan Progresar

"Tengo la impresión de no está muy convencido de lo que está haciendo, lo hace por necesidad electoral y no por convicción, y por eso lo hace mal", consideró.

"Tardíamente toma estas medidas, desesperadamente, sin medir consecuencias fiscales y en los mercados, que se están viviendo ya", expresó además.

Además, evaluó que Macri "se ha dado cuenta que ha aniquilado la capacidad de consumo de los argentinos y, mal que mal, intenta revivirla. No está mal eso, no voy a ser ingrato pero debe hacerse en otro marco por la fragilidad de la economía".

Sobre una posible reunión entre ambos, Alberto dijo que Macri "tiene que gobernar, y yo lo voy a ayudar hasta el último día, pero una reunión no tiene sentido".

Leé también:  Alberto Fernández: "Espero que Macri no se enoje el lunes y no haga ningún disparate"

"Si el Presidente espera que yo esté de acuerdo va a ser muy difícil. Yo concibo otro país. No tiene sentido que nos reunamos, no nos vamos a poner de acuerdo. Y yo no quiero ser partícipe de sus normas o decisiones. Yo no pienso como el presidente", manifestó.