Con polémica en el final, el Millonario se metió en otra instancia decisiva. Javier Pinola y Ezequiel Palacios marcaron los goles del 2-0 ante el duro Pincha de Caseros que protestó por un gol anulado a Lautaro Díaz cuando el partido estaba 1-0.
Javier Pinola festeja la apertura del marcador cuando se terminaba el primer tiempo.

River se metió en otra final. A poco de disputar la de la Copa Libertadores el próximo sábado 23 en Lima, el equipo de Marcelo Gallardo definirá la Copa Argentina luego de eliminar a Estudiantes de Buenos Aires por 2-0 en Córdoba. El título lo definirá frente a la revelación del torneo: Central Córdoba de Santiago del Estero.

A River le costó mucho descifrar el sistema defensivo que le propuso el rival, con cinco defensores y los volantes corriendo a cuanta camiseta blanca y roja le pasara cerca.

Cuando el equipo de Gallardo tenía la pelota, los 11 rivales esperaban en su campo. Enzo Pérez marcó los tiempos del mediocampo e Ignacio Fernández fue el más claro en la búsqueda del arco. Pero el equipo estaba incómodo, ni Borré, ni Pratto pudieron pisar el área con claridad, De la Cruz tampoco sintonizaba y el técnico le pedía más a Palacios. La marca de Estudiantes fue áspera, de vez en cuando se animaba con alguna pelota parada, pero nada más. El objetivo era claro: neutralizar el juego de River y ponerlo algo nervioso.

Leé también:  D’Onofrio garantizó la continuidad de Gallardo
Leonardo Zaragoza se lleva la pelota frente a la marca de Milton Casco.

Aún en situaciones donde el trámite no le es favorable, River donde pega duele. Se jugaba el descuento y De la Cruz obligó a una respuesta de Altamirano. El árbitro Vigliano dejó ejecutar el corner, cabeceó Martínez Quarta y Pinola entrando como una tromba por el segundo palo se llevó la pelota por delante e infló la red del arco Pincha.

El equipo de Martínez tuvo una tibia reacción. El resultado lo obligaba a salir y en los primeros instantes del complemento hubo un ida y vuelta interesante. River, al ver espacios, era más claro si comparamos ambiciones ofensivas.

Hasta pasados los 20 minutos, Estudiantes aguantó, después entró Figueroa para pescar alguna pelota en el ataque. Pero no podía descuidarse, Scocco y Quintero ingresaron para definir un partido chivo, que llevaba bien el juego aunque no tanto en el resultado.

Leé también:  “Los títulos son consecuencia del trabajo”

Lo pudo definir Borré, pero tapó bien Altamirano en el achique. Después todo Estudiantes protestó la decisión del árbitro de cobrar falta contra Armani tras un rebote largo por tiro de Figueroa que terminó con el balón dentro del arco por parte de Díaz. Y con el rival jugado en la última pelota Palacios picó en soledad y definió la historia. River en otra final.