La Unión | historias lomenses

Es de Temperley y su historia de superación salió en la TV Pública

Con actitud. Matías Torres quiere que su mensaje llegue a muchas personas. Nació con el síndrome de Prader Willi, pero es nadador de aguas abiertas y atiende su vivero.

La historia de vida de Matías Torres llegó a la TV Pública a través del programa "Desde la vida" porque gracias a su familia y a su esfuerzo personal ha superado muchas adversidades.

Nació con el síndrome de Prader Willi, un trastorno genético poco común que provoca disminución de la fuerza muscular y una sensación constante de hambre, pero gracias a su lucha constante se convirtió en nadador de aguas abiertas y está a cargo de un vivero ubicado en Temperley.

Que la historia de Matías se difunda en diversos medios de comunicación es fundamental para llegar con su mensaje de perseverancia y superación a las personas que estén pasando por alguna situación de adversidad.

"Como familia estamos muy contentos que se pueda conocer todo lo que ha logrado Matías. Lo más importante de este programa es que pudimos dejar un mensaje claro para otras personas", detalló Adelina Rivas, la mamá de Matías.

El documental "Contra la corriente. El desafío de Matías en el Yaguarón" que ha sido difundido por Youtube ha sido fundamental para que el público conozca la parte deportiva que desarrolla este vecino de Temperley.

Aunque parezca imposible que una persona con un síndrome que no permite generar una buena tonicidad muscular llegue a ser nadador de aguas abiertas, Matías lo ha logrado porque nunca bajó los brazos, porque se ha esforzado en cada clase para lograrlo.

"La producción del programa se acercó hasta Temperley para entrevistarnos a todos. La verdad que nos encontramos con personas encantadoras que trataron el tema con mucho respeto", contó Adelina sobre la experiencia televisiva.

El proyecto del "Vivero Matías Torres" fue lo primero que se destacó dentro del programa que conduce Fena Della Maggiora.

"El vivero cumple una función terapéutica para Matías y la idea es que puedan participar otros chicos de este proyecto", contó la madre que junto a su marido detallaron que siempre pensaron en el futuro de su hijo: "Siempre trabajamos como pareja con el objetivo de prepararlo para la vida".

Así fue y por eso Matías atiende su propio vivero ubicado en Próspero Allemandri 1539, entre Bombero Ariño y Zaballos, Temperley.

"No es fácil, pero es importante asumir la discapacidad de un hijo, no hay que sobreprotegerlos porque son personas y lo importante es dejarlos crecer", resaltó Adelina, quien desea dejar siempre un mensaje positivo a través de la historia de su hijo y ese legado de perseverancia y superación que sembró en Matías para siempre.

Temas Relacionados