Ángela Liliana Siracusano, una prolífica escritora de Lomas

crédito local . La autora lleva una decena de libros editados, dos de ellos recién publicados, y también fue parte de numerosas antologías colectivas. 

Ángela Liliana Siracusano es una vecina de Lomas de Zamora y una prolífica escritora con una decena de trabajos publicados, dos de ellos recién salidos de imprenta, al margen de su colaboración en antologías editadas junto a otras plumas. 

 Esta autora trabajó durante casi cuatro décadas como empleada administrativa en diversos centros de salud, como la Fundación Favaloro, y la literatura siempre fue su "cable a tierra". 

"Trabajé en la parte administrativa y me incliné por la salud, pero escribo desde mi adolescencia. Lo tenía como un hobbie, pero después de ir a talleres literarios empecé a tomarlo más en serio. Los profesores me alentaban", le cuenta Ángela Siracusano a La Unión. 

Para esta escritora, la literatura se convirtió en un camino "que no pudo dejar" y también como lugar para bajar las pulsaciones del estrés diario del trabajo y de otras ocupaciones. 

Ya retirada de su trabajo en la sanidad, en parte por las complicaciones de la pandemia y por consejo de su propia familia, la literatura pasa a ocupar un lugar preponderante en su agenda. 

Luego de haber publicado en revistas y haber aportado colaboraciones, comenzó a editar sus trabajos a su nombre a partir de 2005. 

Lleva publicados "El último hallazgo" (poemas y cuentos) " "Sonidos de Soles Rotos" (poemas y cuentos) (Detrás del velo de tu ausencia" (poemas y cuentos) "La Cruz del silencio" (biografía de la hermana Rosa Mezzana) "El amor bien dado" (poemas y cuentos) "Eterna Pasión" (poemas) "Cuentos para abordar la magia" (cuentos) y "Páramo" (poemas). 

Gran parte de su producción se ancla en cuentos y poemas, sobre "temas sociales, el amor y el desamor y temas para todos los gustos". 

También escribió la biografía de la hermana Rosa Mezzana, una monja fue a verla a su trabajo para que cuente su vida en un libro. 

"Rosa Mezzana es una monja que se atendía en la Fundación Favaloro y buscaba a alguien que escribiera su vida, un desafío muy grande. Vino la monja en persona, a los a los 92 años, a pedírmelo", recuerda. 

Ángela en el libro narro el largo derrotero de esta religiosa, incluso con los momentos más difíciles que tuvo que pasar. 

"Es muy apasionante y pasó por cosas muy duras. Vino de Italia de muy chica y se escapó de su casa en Córdoba porque el padre no la dejaba ser monja. Se fe caminando a la noche por una vía hasta llegar a un convento. Después de instaló en Morón y cumplió su misión", acota. 

Sin detener su marcha, acaba de salir de imprenta "Flor de Lis", una novela policial, "Sombra y vida", un libro de cuentos, que aguarda para poder presentarlos formalmente y en público, tal como le hizo con sus trabajos anteriores. 

También acaba de publicar uno de sus poemas en la antología "Poetas argentinos amigos de Marruecos", con autores de los dos países en una edición patrocinada por la embajada marroquí. 

Su producción literaria se completa con la participación en más de medio centenar de antologías y de diversas colaboraciones. 

LITERATURA, CINE Y FREDDIE MERCURY 

En las páginas de La Unión la familia de Ángela publicó varios anuncios sociales, como el anuncio del casamiento de sus padres y otras fechas de relevancia. 

"Lo quiero mucho al diario, me acompañó toda la vida", dice Ángela, que atesora recortes de La Unión de otros tiempos. 

A sus 64 años, con dos hijos y cinco nietos, recuerda sus primeras lecturas. "Me conquistaron Alfonsina Storni y Bécquer. También me gusta Pablo Neruda, Federico García Lorca y las novelas de Ernesto Sábato", apunta. 

También es una apasionada de la lectura de autores "clásicos", como Antón Chéjov y León Tolstói, entre otros tantos. 

"Nunca dejo de leer de poesía. En el colegio me encantaba la parte de redacción, las maestras leían siempre mis composiciones", recuerda. 

También es amante del cine y supo ser habitué de ciclos de películas italianas y francesas que se proyectaban en salas por fuera del circuito comercial.  

Además es una apasionada de la música, que le llegó por legado familiar. "Mi papá era concertista de piano y yo crecí con la música clásica. Tuve un incentivo muy grande por el arte", apunta.

A pesar de escuchar "todo tipo de música", tiene una especial debilidad y admiración por el fallecido cantante de Queen. 

"Amo a Freddie Mercury. Lo admiró por su voz y me emociona, ya vi tres veces la película que cuenta su vida. Cuando vino a Argentina no pude ir a verlo, hacía que había nacido mi hija", cierra. 

Temas Relacionados
Ver más:
+ ESPECTÁCULOS
ÚLTIMAS NOTICIAS